Manual de uso de las grasas “trans”

Mientras en EE.UU. se estudia prohibirlas por ley, en España se recomienda que se disminuya su uso por su peligrosidad.

Lo más popular

Los peligros de las grasas “trans” vuelven a estar de actualidad. Estados Unidos quiere prohibirlas por ley  En España, sólo existe una recomendación a la industria para que las utilice lo menos posible porque se reconoce su peligrosidad. El pasado mes de enero, se supo que una de las condiciones que ERC puso para pactar con CIU y posibilitar el gobierno de Cataluña era establecer un impuesto sobre estas grasas. Pero, ante los posibles perjuicios para la industria, al final se quedó en el tintero. Da la sensación de que para algunos políticos es mucho más importante la salud de la industria que la de los ciudadanos.

Publicidad

Es aceite convertido en grasa sólida

Las grasas “trans” son el resultado de transformar un aceite líquido en una grasa sólida gracias a su hidrogenación. Esto se hace para dotar al aceite de más plasticidad y para evitar que se enrancie. De esta manera, se aumenta su vida útil.

No todas las grasas “trans” son producidas por el ser humano. De hecho hay alimentos naturales que contienen pequeñas cantidades de estos ácidos grasos, como carne de cordero o de cerdo, mantequilla y leche. Pero las que preocupan son las que la industria pone en el mercado al utilizarlas para distintos alimentos preparados con aceites vegetales que se han hidrogenado.

Lo más popular

Dónde las encuentras

- Las grasas “trans” se utilizan porque, en principio, no se sabía de su nocividad. Desde que se han hecho públicos sus peligros, se recomienda disminuir su uso.
- Su uso tiene muchas ventajas para la industria. La hidrogenación parcial de los aceites aumenta la vida útil del producto y, en muchos casos, hace que no necesite refrigeración.
- Los alimentos precocinados o que han sido horneados necesitan este tipo de grasas para que se mantengan a temperatura ambiente y no necesiten refrigeración.
- Otra ventaja para la industria es que dan la consistencia adecuada a todo tipo de grasas.
- Las grasas “trans” están presentes en una gran variedad de productos que consumimos a diario. Están en margarinas, pan de molde, panecillos para salchichas o hamburguesas, galletas, pastelería, bollería industrial, cremas de untar, aperitivos y helados. 
- No todos los alimentos las contienen en las mismas cantidades. No sabemos cuántas contienen porque no es obligatorio hacerlo constar en las etiquetas.
- Los alimentos precocinados y
previamente horneados también pueden contener este tipo de grasas.

Sus peligros

Las grasas “trans” son peligrosas porque se ha demostrado que elevan la fracción mala de colesterol y reducen el colesterol bueno. Son mucho peores que las grasas animales.

Además, según las últimas investigaciones de las universidades de Navarra y Gran Canaria, el consumo de las grasas “trans” puede aumentar el riesgo de depresión.

También se ha demostrado que aumentan los niveles de triglicéridos en sangre y eliminan ácidos grasos esenciales, lo que puede repercutir en alergias o problemas de piel.

También pueden provocar problemas de tipo cardiovascular.

Procura evitar los alimentos en cuya etiqueta figure “aceite vegetal hidrogenado” y reduce el consumo de alimentos industriales horneados, pasteles congelados, palomitas de maíz para microondas y pizzas congeladas.