Psicología: ayuda a tu hijo en sus estudios

Si las cosas este curso no han ido tan bien como esperabas, puedes animar a tu hijo a trabajar más, organizarse mejor y marcarse unos hábitos constantes

Organización es la palabra clave. Con un horario programado, aprovechando el tiempo para distribuirlo entre las tareas del día, los repasos de recuperación y la preparación para los finales, puede conseguirlo. Haz que lleve una agenda, ahora tiene que estudiar a diario sin excusas.
Apoyo. Los estudiantes, sobre todo los más jóvenes, necesitan la ayuda de padres y profesores. Si tu hijo tiene dificultades, aliéntale para el último esfuerzo: repasa con él y estimúlale reconociendo su esfuerzo y sus avances. Tú puedes hacer mucho más que impacientarte o cruzarte de brazos.
Descanso. Hay que saber dosificar el esfuerzo; la constancia y regularidad son las mejores aliadas. Tu hijo necesita dormir, como mínimo, ocho horas y si estudia a diario puede y debe hacer ejercicio y disfrutar el fin de semana con toda la familia y con sus amigos.

Publicidad

Atención y motivación, las claves
El rendimiento en el estudio depende, sobre todo, de estos dos factores. Para que tu hijo aproveche el tiempo en casa es imprescindible que disponga de un espacio adecuado, sin distracciones y sin interrupciones, como el teléfono, los juegos o Internet. En cuanto a la motivación, es una actitud que se fomenta valorando el esfuerzo, alimentando la autoestima y dando ejemplo de superación en lugar de rendirnos ante las dificultades.