Cuando la voluntad falla

Con la llegada del nuevo año seguro que estarás cargada de nuevos propósitos. Si lo que te falla para conseguirlos es la voluntad, te contamos cómo trabajarla.

Además de tomarte las doce uvas, ponerte algo rojo o meter un anillo de oro dentro de tu copa, para empezar el año con buen pie, más importante que la suerte es abordarlo con proyectos realistas y sobre todo mucha fuerza de voluntad. Si eres de las que no te llevas muy bien con la voluntad, te damos claves para reforzarla.

Una autoestima alta refuerza la voluntad. Sentirse capaz de hacer las cosas y no temer a los fracasos es muy motivador. Confía en que puedes lograr lo que te propongas. Sólo tienes que aprender a saltar los obstáculos.

Publicidad

Cambia pequeños hábitos en tu día a día, como lavarte los dientes con tu otra mano. Aunque no tenga nada que ver con tu propósito, ayuda a adquirir disciplina y fuerza de voluntad.

Refuerza tus propósitos por la mañana. El área cerebral con la que procesamos la información está relacionada con la de la fuerza de voluntad; cuando se satura la primera falla la segunda.

Comparte ilusiones. Habla de ellas con tu pareja, amigos o familia, si no te atreves, al menos haz una lista y pínchala en cualquier sitio donde la veas todos los días. Comprometerte es un gran paso.

A qué estás dispuesta. Muchas veces nos planteamos metas sin tener en cuenta que el camino hasta alcanzarlas va a estar lleno de obstáculos. Nos olvidamos también de que conseguir algo significa en muchas ocasiones renunciar a algo. Visualiza lo que implica tu nueva aventura, los pasos a seguir y pregúntate: ¿qué estoy dispuesta a pagar para alcanzar mi meta?