De este año no pasa... cumple tus propósitos para 2014

Con la entrada en el Nuevo Año llegan las listas interminables y abandonadas de nuevos propósitos. Este año va a ser diferente.

Dejar de fumar, hacer dieta, pasar más tiempo con los hijos, aprender un idioma, ahorrar... Nos gustaría cumplir todos estos buenos propósitos y, sin embargo, todos los años abandonamos. En 2014 cumple tus objetivos con las claves que nos propone el psicólogo Ricardo Ros. 

1. Fija qué meta quieres alcanzar y hazlo en positivo, nunca en negativo. Por ejemplo, si quieres ponerte a dieta, di: “Quiero adelgazar cinco kilos para primavera”, y no digas: “No quiero seguir comiendo de forma compulsiva”. Nuestro cerebro no entiende el “no”, así que hablemos de una forma comprensible para él.

Publicidad

2. Nunca confundas una meta con un deseo. Sobre las metas tenemos poder de acción, ya que mediante el trabajo, la dedicación y el tiempo son alcanzables; sin embargo, los sueños son fantasías que no dependen de nosotros.
3. Aprender del pasado, vivir el presente y organizar el futuro. El pasado ya está muerto y el futuro no ha nacido. Sólo tenemos poder sobre el ahora. Lamentarnos por nuestra falta de compromiso no sirve para nada.

Lo más popular

4. Metas medibles y concretas. Si no hablamos de kilos, horas, tiempo concreto, cantidad exacta es como si no hablásemos de nada. Si fijamos una cantidad “X”, cuando alcancemos esa cantidad-meta-objetivo podremos saberlo, y eso nos dará fuerza para seguir trabajando.

5. Fracasar es siempre algo positivo. Redirigir nuestra brújula es parte del proceso. Las circunstancias cambian y nosotros también tenemos que ir adaptándonos.

6. Plasmarlas por escrito con verbos de acción. Todos podemos pensar en metas, pero son unos pocos los que ejecutan esa acción. Plasmemos por escrito lo que queremos alcanzar (cuanto más específico sea mucho mejor) y siempre con verbos de acción.

7. Tomar las riendas sin autolimitarnos. Sustituye viejas creencias por aquellas que nos hagan considerarnos eficaces. Por otro lado tenemos que aprender a valorar aquello que tenemos y no centrarnos en lo que carecemos.

8. Ser directores y no sólo actores de nuestra vida. No es lo mismo que ocurra algo que hacer que ocurra. No tenemos que dejarnos llevar por la gente o las circunstancias, tenemos que dirigir el guión de nuestra vida.