A nuevo año, nuevas revisiones

Conviene revisar nuestro organismo para saber que todo funciona bien o poner remedio si fuera necesario. A más edad, más atención.

Lo más popular

Como cada año que empieza, tenemos un rincón especial para los propósitos. A más años, hay más inquietud sanitaria porque se ve más enfermedad alrededor. Así que es conveniente revisar cómo funciona nuestro organismo.
Hay que ocuparse, no preocuparse
Aunque pueda parecer una paradoja, no resulta sano una preocupación excesiva por la salud. Quienes se preocupan demasiado, aunque no presenten ningún síntoma de enfermedad, tienen peor salud porque basta esa preocupación para que el bienestar desaparezca.
¿Es conveniente un chequeo completo?
Según la Organización Mundial de la Salud, de las 130 enfermedades más comunes que se pueden prevenir, por lo menos 90 necesitan un examen específico que no entra en un chequeo de rutina. Difícil es que no se encuentre algo si te sometes a una revisión médica. Basta un ejemplo: de 3.500 chequeos que se realizaron en una clínica privada, sólo un 10 por ciento estaba sano. En un 1,5 por ciento se encontró un tumor maligno; en un 8, un síndrome depresivo; un 9 por ciento tenía hernia de hiato; un 12 por ciento, pólipos en el tracto digestivo; un 14 por ciento artrosis y un 18 hipertensión. En un 40 por ciento de los análisis, hay alteraciones de colesterol.

Publicidad

50 años
A partir de los 50 años, es importante que hombres y mujeres revisen su salud. Lo primero es realizarse un análisis de sangre para saber la tasa de colesterol, triglicéridos y demás datos de relevancia. En el caso de las mujeres, es importante hacerse una mamografía y una citología anual. Es importante vigilar el corazón, revisar el colon y hacerse una densiometría para conocer el estado de sus huesos. En el caso de los hombres, el riesgo cardiovascular también tiene que ser vigilado, además de la próstata y el colon.

Lo más popular

Tensión y kilos
Hay mucha gente que no sabe qué tensión tiene y es importante vigilarla porque la tensión alta no avisa ni duele pero es un factor de riesgo de primer orden. Si la presión con que circula la sangre por nuestras tuberías es excesiva, éstas pueden dañarse. Si quieres adelgazar un poco, intenta suprimir buena parte de las grasas. Un gramo de grasa aporta el doble de calorías que uno de pan. Elimina salsas, embutidos, queso curado, bollos industriales y amplía los paseos.

Ejercita el cerebro
Es importante activar la mente. Todavía no hay gimnasios para el cerebro pero son necesarios. Está demostrado que una vida intelectualmente activa previene el envejecimiento cerebral. El cerebro es una batería que se desgasta si no se utiliza. Es como el músculo del deportista que si deja el entrenamiento se debilita. Cuanto menos le pedimos al cerebro, menos nos da. Y es que si las neuronas no se activan, se deterioran. Y tenemos millones y millones de neuronas que están de suplentes, como si fueran los componentes del banquillo de un partido de fútbol. Son neuronas de repuesto que hay que activar. Hay que hacer ejercicios de memoria y cálculo, crucigramas y sudokus.