Diez claves para detectar si tienes depresión

¿Sabías que la depresión es la alteración emocional más común? ¿Y que afecta a más mujeres que hombres? Además, cada vez se da a edades más tempranas. ¿Sabrías identificarla? ¿Sientes alguno de los 12 síntomas de la depresión?

Según la OMS, más de 300 millones de personas en todo el mundo sufren depresión. Este problema afecta más a las mujeres que a los hombres y puede llegar a ser muy serio, sobre todo si se prolonga en el tiempo y no se recibe el tratamiento adecuado. Las causas de este problema pueden ser muy diversas. Afortunadamente, existen tratamientos muy eficaces para combatir la depresión, que pasan por un diagnóstico adecuado por parte de un profesional y una terapia personalizada. Uno de los problemas que agrava la situación es que la mayoría de los afectados no se atreve a consultar al especialista, por lo que los síntomas siguen avanzando e interfiriendo en la vida diaria, de modo que la persona que sufre depresión puede llegar a vivir situaciones como pérdida de trabajo, aislamiento, problemas de pareja...

A continuación, te exponemos los síntomas que delatan si se atraviesa por un proceso depresivo, pero, ¡cuidado! Tener alguno de ellos no significa sufrir este problema, así como no es requisito indispensable sufrirlos todos para padecerlo. Léelos con atención y recuerda que, si crees que puedes estar pasando por una depresión, lo mejor es que recurras a la ayuda profesional.

La terapia online puede servirte para entender lo que estás viviendo y puede ayudarte a recuperar tu bienestar. En una terapia guiada por profesionales de la psicología, te sentirás libre para manifestar tus emociones, tus sentimientos... y te armarás para salir adelante. Recuerda que la depresión ha de ser tratada de forma específica y personalizada.

Con TherapyChat, cada mes, tendrás 4 sesiones de una hora de duración que podrás realizar a través de chat o videollamada. Además, tienes el canal de chat permanente abierto para intercambiar mensajes con tu psicólogo. El coste es de 96 € al mes y tiene una garantía de devolución durante la primera semana. Toma nota, repasamos los diez síntomas que suele presentar este problema.

Publicidad

Culpa, desesperanza, impotencia

Las personas deprimidas experimentan un sentimiento general de desinterés y apatía y no se sienten capaces de hacer nada para superar su situación ni para cambiarla, por lo que la culpa empieza a aparecer. Sentimiento de culpabilidad que crece según va aumentando la sensación de que no se desenvuelven como antes o no son capaces de enfrentarse a las tareas cotidianas.

Publicidad

Inquietud e irritabilidad

La inestabilidad emocional de la persona deprimida le provocará preocupaciones innecesarias por las cosas más pequeñas del día a día o reacciones exageradas ante cualquier contratiempo. También es normal que, en sólo unas horas, experimente cambios de humor muy marcados, pasando de la alegría a la tristeza más honda sin motivos aparentes.

Publicidad

Llanto excesivo

Es muy importante no confundir la depresión con la tristeza, ya que la segunda es un sentimiento natural que nace de un hecho que nos provoca desaliento o pena. La primera incluye una tristeza distinta, ya que afecta a la vida cotidiana e impide continuarla con normalidad. Las personas deprimidas se ven superadas por la emoción en muchas situaciones diarias y son incapaces de controlar el llanto, que se da, la mayoría de las veces, de un modo injustificado.

Publicidad

Pérdida de interés

La depresión puede cambiar el carácter y también la voluntad. Así, la persona deprimida puede dejar de interesarse por las cosas que llenaban su vida, desde los estudios o el trabajo a la familia, el ocio y las amistades. Incluso es posible que abandone las aficiones que le hacían disfrutar. Poco a poco, quizá empiece a aislarse y a sentirse incomprendida por su entorno, situación que puede provocar que se refugie en el pasado, pues en el presente sólo encontrará soledad e incomprensión y el futuro será para ella algo desconocido y gris que produce desasosiego.

Publicidad

Fatiga y poca energía

Las tareas que antes resultaban sencillas ahora son un verdadero reto, y llevarlas a cabo es una misión imposible, por lo que la rutina es una verdadera carga desde que empieza la jornada, lo que produce malestar mental y físico, que se traduce en desgana y cansancio permanente. Además, el sufrimiento que produce estar deprimido acarrea un peso físico que hace que el paciente se sienta agotado permanentemente.

Publicidad

Falta de concentración

La depresión afecta el ánimo del paciente y puede llegar a dañar la capacidad de concentración y su efectividad y rendimiento en el trabajo y los estudios. La tristeza "reinante", el desánimo, los pensamientos negativos... hacen que la mente no pueda poner el foco en las tareas diarias y las obligaciones cotidianas, que pasan a un plano secundario y, a veces, llegan a abandonarse.

Publicidad

Cambios de apetito

La depresión afecta al apetito: puede producir apatía o, por el contrario, ganas exageradas de comer. Esto hace que el peso cambie: puede haber pérdida porque la persona descuide sus rutinas alimentarias o porque la falta de actividad disminuya el apetito; y puede aumentar porque la situación conduzca al paciente a tomar alimentos más ricos en azúcares o más calóricos para sentirse, por unos instantes, mejor o más satisfecho. Es normal también en las personas deprimidas descuidar la imagen, no sólo por los trastornos en la alimentación; también porque proyectan en su aspecto su tormenta interior.

Publicidad

Trastornos del sueño

Por exceso o por defecto, en el cuadro depresivo también aparecen los problemas del sueño. Las personas deprimidas pueden dormir horas y horas y, sin embargo, sentirse agotadas. Este agotamiento nace del cansancio que producen los continuos pensamientos negativos, las preocupaciones innecesarias... A la vez, esta somnolencia es la vía de escape para no enfrentarse a las tareas pendientes. También puede darse el caso contrario: dificultad para dormir debida al bajo estado anímico. Ambos casos suponen un trastorno en la cantidad y la calidad del sueño que aleja a la persona del descanso necesario y el bienestar general.

Publicidad

Indecisión

La persona deprimida se bloquea a la hora de tomar decisiones. Para empezar, analizar los pros y los contras será un verdadero reto que le llevará horas y, finalmente, haga lo que haga, aparecerá el temor a haberse equivocado, la inseguridad y la culpa.

Publicidad

Dolor físico

Las preocupaciones, el llanto... suelen producir dolor de cabeza en las personas deprimidas. Los síntomas de la depresión también producen dolores de espalda y musculares y trastornos digestivos, como tener la sensación de tener un nudo en la boca del estómago. Estas molestias físicas no tienen causa orgánica justificada.