¿Cuáles son los motivos de la obesidad infantil?

Según la OMS, hay 42 millones de niños en el mundo con exceso de peso, y España es el país europeo con más prevalencia de obesidad entre los más pequeños. La clave está en la prevención: buenos hábitos nutricionales y más actividad física.

Lo más popular

El sobrepeso de los niños se ha convertido en problema de salud pública. De hecho, España es el país europeo con más prevalencia de obesidad entre niños de 5 a 10 años y de 14 a 17. El 25% de los pequeños, uno de cada tres, entre 3 y 12 años, presenta exceso de peso. Son cifras del informe THAO 2015 recogidas en el I Estudio del Instituto DKV de la Vida Saludable sobre el sobrepeso en niños, elaborado por el doctor Rafael Casas en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos.

Publicidad

Según el Dr. Casas, el origen de la obesidad en los niños es multifactorial: "No es sólo por comer demasiado, hay una interacción de los genes y del estilo de vida. Es multicausal, del entorno y de la predisposición genética. También influye la nutrición de la madre durante la gestación y la lactancia materna durante los primeros seis meses".

Lo más popular

El estudio también recoge las consecuencias de la obesidad en los más pequeños, como por ejemplo: un mayor riesgo cardiovascular, aparición de diabetes tipo 2 y una repercusión psicológica y emocional en el niño. Con el fin de tomar conciencia del problema, se ha puesto en marcha #DKVapptívate, una iniciativa para divulgar hábitos de vida saludables en los niños a través del videojuego "Runners4Health".

La Organización Mundial de la Salud sugiere que los niños y adolescentes hagan 60 minutos de actividad física al día, que no sólo es hacer deporte. También cuenta caminar, subir escaleras, jugar en el patio o en el parque. Este tipo de actividades al aire libre son esenciales en su crecimiento y les protege del sobrepeso, propiciado por el sedentarismo y las horas de ocio que pasan frente a las pantallas (televisión, tablets o móviles). La OMS recomienda un máximo de dos horas al día de uso de la tecnología.

Un 24% de los niños declara desayunar bollería industrial. Sólo un 7,7 % incluye fruta en el desayuno. Un desayuno completo, con lácteos, fruta y cereales es esencial para que el niño comience el día en el cole con energía. Comer o cenar en familia es beneficioso para el pequeño porque reduce la probabilidad de padecer obesidad. Además, se recomiendan 5 ingestas; beber agua en vez de refrescos y regresar a la dieta mediterránea.

Es básico que los niños en edad escolar duerman de 10 a 11 horas y los más pequeños, menores de tres años, descansen entre 11 y 13 horas. Dormir poco es factor de riesgo de sobrepeso: si un niño no duerme lo necesario, se sentirá cansado y tenderá al sedentarismo.