Cuida tus oídos en vacaciones

​El baño en la piscina o el mar y el exceso de humedad pueden causar molestias. Secar los oídos después del chapuzón es la mejor prevención​.

Lo más popular

Durante el verano debemos potenciar la higiene de nuestros oídos. Los baños en aguas frías, ya sea en la piscina, en el mar o en ríos, provocan un exceso de humedad en la zona. Esto, combinado con las altas temperaturas de agosto, puede favorecer la proliferación de gérmenes en los oídos.

Según los expertos en salud auditiva de GAES, la molestia más frecuente es la otitis. Se trata de una inflamación del conducto auditivo que afecta tanto a niños como adultos. Los especialistas recomiendan que para prevenir lo mejor es secar bien los oídos después de cada baño.

Publicidad

Protectores auditivos eficacesPara los amantes de los deportes de agua, se recomienda el uso de los protectores auditivos, que son unos dispositivos de material flexible como la silicona hipoalergénica. Muy ligeros, se ajustan al canal auditivo en tamaño y forma porque son moldeables.

En cuanto al cuidado de los oídos, la cera acumulada puede absorber el agua durante el baño, esto provoca que se hinche y forme un tapón. En este caso, se desaconseja el uso de los bastoncillos para la limpieza de la zona, ya que lo único que se consigue es empujar la cera al interior provocando posibles infecciones. Es mejor dejar que el sistema de limpieza natural del oído expulse la cera hacia fuera. También es eficaz emplear un difusor de agua marina para mantener limpio el oído.

Lo más popular

La otitis del bañista

•Los chapuzones en aguas frías pueden provocar la otitis del bañista, una infección que afecta a una de cada tres personas en España. Desde GAES recomiendan entrar lentamente en el agua, ya que la presión puede causar lesiones auditivas; elegir zonas de baño de aguas limpias; mantener los oídos secos después del baño y acudir al médico si persisten las molestias.

•También son frecuentes los acúfenos o tinnitus, una percepción de pitidos o zumbidos en los oídos a veces provocados por sonidos de alta intensidad, como un concierto o un festival de música.

Cuidado en los viajes y la presión en el avión

Los viajes en avión también pueden generar malestar auditivo. Algunas personas son especialmente sensibles a los cambios de presión que se producen durante el vuelo. Al cambiar de altura, los oídos se resienten y esto puede derivar en una pérdida de audición temporal. Si es tu caso, para prevenir esta molestia, es conveniente que evites dormir durante el despegue y el aterrizaje; intenta bostezar, mascar chicle o tomar un caramelo para destaponar los oídos.