El Príncipe celebró su 46 cumpleaños con Letizia en el restaurante Diverxo

El príncipe Felipe invitó a su esposa a cenar en el restaurante Diverxo para celebrar su 46 cumpleaños, el pasado 30 de enero, en el que les hicieron hueco en una atestada lista de espera después de que el heredero se lo pidiera al chef David Muñoz en la última Fitur.

Lo más popular

En una semana en la que los 'altibajos' en el matrimonio de los Príncipes de Asturias han estado en boca de todos, Felipe y Letizia salieron juntos, como acostumbran muchos fines de semana, a cumplir con la petición que le hicieron al chef tres estrellas Michelin dueño de Diverxo, David Muñoz, de que les hiciera un hueco en su atestado restaurante durante su encuentro en la reciente edición de Fitur. Y qué mejor ocasión que celebrar con una cena íntima el 46 cumpleaños del heredero.

Publicidad

Felipe y Letizia acudieron a Diverxo para deleitarse durante más de dos horas con el radical menú degustación (120 euros sin IVA ni bebida) que prepara en su local el laureado chef, cuya lista de espera para probarlo se abre cada mes y se copa el mismo día desde que las estrellas Michelin volaron hasta la madrileña calle Pensamiento, donde el peculiar chef y su mujer, Ángeles Montero, tienen su guarida desde 2007.

Lo más popular

Estas son algunas de las delicias que Felipe y Letizia degustaron en Diverxo: medio coco con guiso acidulado de pochas, zamburiñas, berberechos y leche de coco; kimchi de fresitas de Aranjuez, yogur y café, calamares al wok, caldo untuoso de perdiz escabechada con anguila ahumada y angulas acompañado de sándwich crujiente de perdiz y angulas, carrillera de atún glaseada al jengibre con albahaca, parmesano y trufa, dim sum de patata canaria con tuétano…

Ambos coincidieron en el mismo comedor con el embajador de Japón, Satoru Satoh, a quien don Felipe había conocido veinte días antes en el Palacio de la Zarzuela con vistas a su próximo viaje oficial al país nipón en el segundo semestre del año.

Antes de esta cena íntima, los Príncipes celebraron con sus hijas, Leonor y Sofía, el cumple del heredero, para lo cual acudieron a una de sus pizzerías favoritas,  Emma y Julia, en la Cava Baja madrileña.