Las joyas de la Corona

Con su nuevo papel como Reina consorte, Letizia pasará a heredar parte de las joyas de la Corona, las llamadas ''joyas de pasar''.

Se llaman ''joyas de pasar'' y son algunas de las que heredará doña Letizia al convertirse en Reina. Son piezas importantes, pero no tanto como las de la corona inglesa, por ejemplo.

Muchas piezas de valor de la corona española desaparecieron en el incendio del Real Alcázar y otras se las llevaron los franceses durante el breve reinado de José Bonaparte (Pepe Botella). La perla peregrina, que a veces hemos visto lucir a la reina Sofía y que compró Felipe II, no es la auténtica. La verdadera se la compró Richard Burton a Liz Taylor y hoy se guarda en el museo dedicado a las perlas en el Golfo Pérsico.

Publicidad

La reina Victoria Eugenia de Battenberg, esposa de Alfonso XIII, recuperó la tradición de las ''joyas de pasar'' reservando parte de las piezas que le había regalado su marido para que pasaran de reinado a reinado. Algunas joyas que recibirá Letizia pertenecen a la reina Sofía, que las recibió como regalo con motivo de su boda con el rey Juan Carlos.

Entre las joyas a destacar figuran: la tiara Mellerio, la tiara de la reina María Cristina, la diadema de perlas de Cartier, la diadema de flores de lis, la tiara del Laurel, la de Perlas, la que perteneció a la infanta Isabel “la Chata”; la tiara Prusiana, que fue un regalo del káiser Guillermo a su hija Victoria Luisa, abuela de la reina Sofía y que lució Letizia en su boda; el gran collar de chatones de la reina Victoria Eugenia, que la reina Sofía dividió para sus hijas y Letizia; el collar de perlas rusas, que perteneció a la reina Mercedes, pulseras de una diadema de Cartier, además de sortijas, collares y pendientes de diamantes y piedras preciosas.