La infanta Cristina continúa imputada por dos delitos fiscales, pero no por blanqueo

El Tribunal Superior balear ha decidido mantener imputada a la infanta Cristina por delito fiscal aunque le ha retirado la acusación más grave, la de blanqueo de capitales.

Lo más popular

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha resuelto de forma unánime mantener la imputación a la infanta Cristina por dos delitos fiscales en los ejercicios de 2007 y 2008 aunque la ha exonerado de la acusación más grave -la que mayores quebrantos legales podría traerle-, la de blanqueo de capitales.

La hija de los reyes Juan Carlos y doña Sofía y hermana de Felipe VI conocía la resolución desde Ginebra, donde vive actualmente con su familia, ya que no se ha desplazado a la isla balear para conocer la resolución en persona sino que lo han hecho sus abogados encabezados por Miquel Roca.

Publicidad

La Audiencia respalda en parte el auto del juez Castro que imputa a Cristina de Borbón como cooperadora de los dos delitos fiscales cometidos por Iñaki Urdangarín a través de su sociedad familiar Aizoon, de la que ambos son propietarios al cincuenta por ciento. Los delitos provendrían del cobro de millonarias asesorías ficticias a empresas que no fueron declaradas en el IRPF por parte de Urdangarín y que fueron percibidas a través de esta sociedad común para evadir impuestos.

Lo más popular

Por otra parte, Cristina podría tener que declarar como testigo y depositar una fianza de 500.000 euros como responsabilidad civil en su participación en la sociedad Aizoon, ya que el fiscal Horrach ha solicitado que se le considere "responsable civil a título lucrativo" de las actividades ilegales de su marido y que "responda conjunta y solidariamente" con él con más de medio millón de euros.

La Infanta podría no sentarse en el banquillo
Doña Cristina podría no ser juzgada si el juez Castro accediese -no está obligado- a aplicarle la 'doctrina Botín', una jurisprudencia del Tribunal Supremo que señala que un imputado podría no sentarase en el banquillo si sobre éste sólo recae una acusación popular. En su caso ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado ni Hacienda la acusan, sólo lo hace 'Manos Limpias' como acusación popular. Es decir, cumpliría los requisitos y no iría a jucicio con el pago de una multa además de lo defraudado.

Como esta decisión recae exclusivamente en el juez Castro, que en todo momento ha intentado esclarecer la participación de Cristina o su conocimiento en los 'tejemanejes' de su esposo, por lo que todo hace indicar que la hija de los Reyes Juan Carlos y Sofía probablemente será juzgada. El juicio, según apunta todo, podría celebrarse en 2016.

En el auto, de 160 páginas, los magistrados han considerado que sí debe mantenerse la acusación de blanqueo contra el marido de la Infanta, Iñaki Urdangarín, así como sobre su socio en el Instituto Nóos Diego Torres y la mujer de este, Ana María Tejeiro.

El duque de Palma, que también recurrió, está imputado de delitos de falsedad documental, prevaricación, fraude a la administración y malversación de caudales públicos.

Miquel Roca: "A la Infanta no le debe hacer ninguna ilusión"
El abogado de la Infanta, Miquel Roca, se ha mostrado un tanto contrariado al conocer la resolución, que ha calificado de "sorprendente". También ha añadido que "a la Infanta no le debe hacer ninguna ilusión que sus tesis hayan sido solo estimadas en parte... Puede ser que por la mañana estuviera tranquila y ahora no tanto... A partir de aquí vamos a seguir en la defensa". El letrado, hombre de confianza del rey don Juan Carlos, sí se ha mostrado satisfecho porque se haya archivado la imputación de blanqueo de capitales ya que se trataba de un delito grave.

La Casa Real, que en su día también tachó la situación de "sorpresa", esta vez ha manifestado su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial".

Hay que recordar que la infanta Cristina ya no forma parte de la Familia Real, pues desde la proclamación de Felipe VI, ella y la infanta Elena sólo se consideran familia del Rey. Sin embargo, en octubre de 2011, es decir, años antes de que su hermano se convirtiera en Rey, Cristina ya fue apartada de todo acto oficial que tuviera que ver con la Familia Real. Ahora tampoco recibe ninguna asignación.