Presunto trato de favor en el aeropuerto de Barcelona a los duques de Palma

La Infanta Cristina se ha reunido en la Ciudad Condal con sus abogados. Hizo un viaje exprés en el que le acompañó su marido, Iñaki Urdangarín, y en el que valoraron su imputación por un doble delito fiscal. En el aeropuerto, el exjugador de balonmano estuvo escoltado por miembros de la Guardia Civil y no tuvo que esperar colas.

Lo más popular

Tras conocerse la imputación de la infanta Cristina por un doble delito fiscal, la hija de los reyes don Juan Carlos y doña Sofía viajaba desde Ginebra, donde reside junto a su familia, a la Ciudad Condal, acompañada por su marido, Iñaki Urdangarín, para reunirse con sus abogados Miquel Roca y Jesús Silva.

En el aeropuerto El Prat de Barcelona hemos visto al exjugador de balonmano recibir lo que parece un trato de favor, puesto que fue escoltado por varios miembros de la Guardia Civil hasta el avión, por lo que, además, no tuvo que esperar colas para acceder a su interior. Esto hizo que el resto de los viajeros tuvieran que esperar aún más.

Publicidad

Lo mismo ocurría en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, pues el cuñado del Rey, a la ida, aterrizaba en la capital para hacer escala. El marido de la Infanta Cristina atravesaba la pista en furgoneta y después accedía al avión por una escalerilla diferente a la del resto de los pasajeros.

Los duques de Palma hicieron solamente una visita exprés, pues ese mismo día regresaban a Ginebra. Urdangarín se dirigió del aeropuerto directamente hasta el despacho de los abogados de su esposa, donde durante algo más de dos horas estuvieron valorando la imputación de la Infanta y estudiando la estrategia a seguir.

Lo más popular

En la reunión, celebrada el lunes día 10 de noviembre, también estuvo presente Mario Pascual Vives, letrado de Iñaki. Fue con él, precisamente, con el que salía en un coche del despacho de Roca, mientras que la Infanta Cristina salía sola en otro vehículo. Su rostro reflejaba los momentos de sufrimiento por los que pasa, ante la incertidumbre creada, por su imputación por un posible delito fiscal.