La infanta Cristina está "mal" y piensa recurrir

El juez Castro, instructor del 'Caso Nóos', ha decidido mantener acusada a la hermana del rey Felipe VI en el auto de apertura de juicio oral. La infanta Cristina, que se encuentra muy afectada según su abogado, recurrirá la decisión. Se reabre el debate sobre si debe renunciar a sus derechos dinásticos o no.

Lo más popular

La infanta Cristina está "mal... tan sorprendida como nosotros. Especialmente afectada". Así es como se encuentra la hija de los reyes Juan Carlos y Sofía, según su abogado, Miquel Roca, tras conocer que tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados. La hermana de Felipe VI será el primer miembro de la Familia Real que se sienta en el banquillo en toda la historia. El juez Castro, instructor del 'Caso Nóos', decretaba este lunes 22 de noviembre la apertura del juicio oral y en su auto decidía que doña Cristina sea juzgada por dos delitos fiscales. En el auto hace suyos algunos eslóganes muy conocidos como ''Hacienda somos todos'' o ''Lo que tú defraudas lo pagamos todos''.

Publicidad

Tras cuatro años de instrucción, por fin terminada, el magistrado considera que la esposa de Iñaki Urdangarín, uno de los principales imputados en el 'Caso Nóos', debe ser juzgada para que un tribunal decida sobre los indicios de dos delitos fiscales que se imputan a doña Cristina como "cooperadora necesaria" en los delitos fiscales de su marido en 2007 y 2008. Además, Castro pide a la hermana del Rey 2,6 millones de euros de responsabilidad pecuniaria.

Lo más popular

Cristina recurrirá
El abogado defensor de doña Cristina, Miquel Roca, anunciaba horas después de conocerse el auto que recurrirá esta decisión: "Recurrir se puede recurrir, otra cosa es que se admita el recurso", señalaba el letrado; y es que el juez instructor en el auto de apertura de juicio oral señalaba que "contra esta resolución no cabe recurso alguno, pudiendo los interesados reproducir ante el órgano de enjuiciamiento las peticiones no atendidas".

Según Roca, aunque el auto es firme, sí se puede recurrir la argumentación para sentar a la Infanta en el banquillo, por lo que pedirá a la Audiencia de Palma que aplique la 'doctrina Botín', que establece que la acusación popular no está legitimada a enviar un imputado a juicio contra el criterio de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, como es el caso de la hija de don Juan Carlos y doña Sofía.

¿Renunciará Cristina a sus derechos dinásticos?
Con la decisión judicial que sentará a la hija de los reyes Juan Carlos y Sofía frente al juez, se ha reabierto el debate sobre la posibilidad de que doña Cristina renuncie a sus derechos dinásticos, una decisión que sólo le corresponde tomar a ella, aunque todo parece indicar que no tiene pensado seguir este camino. Actualmente, la Infanta ocupa el sexto lugar en la línea de sucesión al trono español.

El juicio, probablemente en 2015
La vista oral se celebrará en la Audiencia de Palma previsiblemente en la segunda mitad del año 2015 y junto a la Infanta Cristina se sentarán en el banquillo de los acusados otras 16 personas más, entre ellas, su marido, el duque de Palma, así como el exsocio en Nóos de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, y su esposa Ana Maria Tejeiro. El 'Caso Nóos' gira en torno a la supuesta malversación de 6 millones de euros de fondos públicos de los Gobiernos de Baleares y la Comunidad Valenciana por Urdangarín y Torres a través del Instituto Nóos, entidad supuestamente sin ánimo lucrativo.

Doña Cristina podría enfrentarse a cuatro años de prisión puesto que cada uno de los delitos fiscales que se le imputan podrían suponerle entre seis meses y dos años de cárcel. Mientras, su marido, que se enfrenta a acusaciones de malversación de caudales públicos, estafa, prevaricación, falsedad en documento público, falsedad en documento mercantil, fraude a la administración, dos delitos contra la hacienda pública y uno de blanqueo de capitales, se enfrenta a una pena máxima de 19 años y medio de prisión y una multa de 3,5 millones.

De nada ha servido a doña Cristina haber pagado días atrás los casi 600.000 euros que le exigía la Fiscalía Anticorrupción por su responsabilidad civil a título lucrativo de los fondos fraudulentos conseguidos a través de Aizoon -la sociedad patrimonial que comparte al cincuenta por ciento con su marido-. Al abonar esta cantidad, en el caso de que no hubiera ido a juicio evitaba ser parte civil en la causa y ser citada, como solicita el fiscal. Ahora se sentará junto a Urdangarín y muchos más en el banquillo.

Las imputaciones de la Infanta
La Infanta fue imputada por primera vez por el juez Castro en el 'Caso Nóos' en abril de 2013. El magistrado señalaba entonces que "si bien no existen evidentes indicios racionales de que doña Cristina interviniera activa y decididamente en la gestión cotidiana (del Instituto Nóos) sí que existen suficientes de que prestaba su consentimiento a que su parentesco con el Rey fuera utilizado por su marido... a sabiendas de que lo era para propiciar un trato generoso por parte de empresas privadas y tan pródigo como privilegiado de las Administraciones Públicas...". La Fiscalía Anticorrupción siguió manteniendo entonces la tesis de que no existían indicios suficientes para imputarla.

En mayo de 2013 la Audiencia Provincial de Palma levantaba la imputación a doña Cristina pero dejaba la puerta abierta a la posibilidad de imputarla en el futuro por un delito fiscal o de blanqueo de capitales. Fue el 7 de enero de 2014 cuando el juez instructor decidió imputarla de nuevo, en este caso por blanqueo y delito fiscal. El 8 de febrero de 2014 la hermana de Felipe VI acudía a la Audiencia de Palma para prestar declaración.

El pasado 7 de noviembre de 2014, la Audiencia de Palma confirmaba la imputación de doña Cristina por dos delitos fiscales, aunque no por blanqueo de capitales.

El círculo se cierra este 22 de diciembre cuando el juez Castro auto de apertura de juicio oral para que se juzgue a la Infanta como presunta cooperadora en dos delitos fiscales.