El exsecretario de las Infantas demanda a la Casa del Rey tras su cese y pide que le indemnicen

Carlos García Revenga, el exsecretario de las infantas Elena y Cristina, ha recurrido la decisión de la Casa del Rey de poner fin a su relación laboral y pide una indemnización por su cese.

Carlos García Revenga, exsecretario de las infantas Elena y Cristina, ha decidido llevar a los tribunales a la Casa Real tras su cese. Después de más de 20 años trabajando para la Familia Real, García Revenga quedó relegado de su cargo sin recibir la correspondiente indemnización. La demanda ha sido presentada contra la Casa del Rey, desde donde aseguran que existe un "conflicto laboral" que pretenden resolver.

Publicidad

Debido al convenio que la Casa del Rey tiene con la Abogacía del Estado, será ésta la encargada de representar a la institución en los tribunales. 

Su despido llegó tras la abdicación de don Juan Carlos y la proclamación de Felipe VI como Rey de España, pues este hecho hizo que se llevara a cabo una reestructuración en la Casa del Rey, dejando fuera de la misma a las Infantas Elena y Cristina, que ahora se consideran familia del Rey y no miembros de la Familia Real. Este hecho dejó fuera también a García Revenga, pues que las hermanas del Rey tuvieran un secretario no formando parte de la Casa Real carece de sentido.

Lo más popular

Fue en septiembre del año pasado, tres meses después de la abdicación del rey Juan Carlos, cuando se llevó a cabo su cese, aunque siguió cobrando hasta finales de 2014.

García Revenga, con 56 años y dos hijas y habiendo tenido un sueldo –se estima por su rango– de 60.000 euros, esperaba una indemnización después de estar trabajando para la Casa Real desde 1993; sin embargo, no ha recibido tal indemnización, algo que le ha puesto en guerra con la monarquía a pesar del gran cariño que se tenían, puesto que las Infantas e incluso la reina Sofía le consideraban parte de la familia.

Además de formar parte del equipo de la Casa del Rey, García Revenga, durante más de un año, fue tesorero del Instituto Nóos, por lo que no se libró de una imputación en dicho caso en 2013. Posteriormente el juez Castro le liberó de la imputación al no encontrar indicios de que hubiera cometido delito alguno.