Los príncipes de Asturias se van de concierto

El estreno del espectáculo 'Anglada Simfònic', de Jaime Anglada, contó con unos asistentes de excepción, sus amigos don Felipe y doña Letizia, que se presentaron en el Trui Teatre de Palma para sorpresa de los 1.400 espectadores.

Los príncipes de Asturias, que acababan de finalizar su viaje a La Gomera, no quisieron perderse el viernes 28 de septiembre el estreno del espectáculo 'Anglada Simfònic' de su admirado y amigo Jaume, cantante y compositor que para la ocasión ha transformado sus éxitos de rock en un formato clásico en el que colaboran los músicos de la Orquestra Simfònica de Balears.

Aunque Anglada sí sabía que Letizia y Felipe acudirían al concierto, no ocurrió así con las 1.400 personas que abarrotaban las gradas del Trui Teatre de Palma, que vieron atónitos cómo los miembros de la Familia Real, vestidos muy de sport (él con un vaquero y una camisa azul marino de manga larga y ella unos jeans y camiseta sin mangas de color negro), se acomodaban en sus asientos en medio del público. Los Príncipes desplegaron en la entrada del recinto un gran dispositivo policial y el espectáculo, con el revuelo, comenzó con 15 minutos de retraso entre fuertes aplausos del público

Publicidad

Letizia y Felipe disfrutaron de un concierto en el que participaban medio centenar de músicos como acompañamiento de la banda de Anglada, que interpretaron éxitos del cantante y compositor como '¿Dónde estabas tú?', 'Amigo del pincel' o 'Cincuenta por ciento'.

Allí estaban también como estrellas invitadas algunos colegas de Anglada, como el cantautor Miguel Ríos.

Tras el concierto, Felipe y Letizia bajaron a los camerinos para dar la enhorabuena al cantante y a los músicos, fotografiándose con Miguel Ríos; el gerente de la orquesta, Marcelino Minaya, y algunos componentes de la Sinfónica. Después, la fiesta continuó en el restaurante-discoteca IO Lounge, a las afueras de Palma, donde Anglada, Miguel Ríos y los Príncipes cenaron con algunos músicos en una zona tranquila y apartada del local, y se tomaron una copa.