El rey Juan Carlos se compra un velero de época

El padre de Felipe VI, que volvía a los 77 años hace unas semanas a las regatas, viajó la semana pasada a Finlandia para adquirir un precioso velero de seis metros de eslora de más de 85 años de antigüedad.

Lo más popular

Don Juan Carlos es un gran amante del mar y de la navegación, lo lleva en la sangre desde pequeño y siempre ha mostrado su debilidad por esta disciplina que combina a la perfección deporte y ocio. Los  problemas de salud que ha sufrido en los últimos años le hicieron 'abandonar' la náutica, pero ahora que está recuperado y 'jubilado', el rey emérito ha retomado su afición con más fuerza que nunca.

Publicidad

Hace unas semanas, el padre de Felipe VI reaparecía inesperadamente en las regatas cinco años después desde que anunciase que dejaba la vela, en el trofeo que lleva su nombre y que se celebraba en aguas de Sanxenxo, en Pontevedra, en el que participaban barcos antiguos. A sus bien cumplidos 77 años -hace 78 dentro de tres meses- era uno de los tripulantes de la embarcación 'Acacia', que participaba en la disciplina de veleros 'clásicos Rías Baixas'.

Lo más popular

En esta competición, su equipo lograba la victoria, y esto parece que ha animado a don Juan Carlos a retomar su afición, pues en este tipo de veleros tanto el patrón como la tripulación pueden estar sentados y casi no hay que hacer movimientos, una situación ideal para el estado de salud del monarca.

Es por ello que, según el diario finlandés Ilta-Sanomat, don Juan Carlos viajó la semana pasada al país nórdico para adquirir un velero de época construido en 1929, el IAN. Se trata de un barco clásico de 1,35 metros de eslora y 1,90 de manga, de clase 6mR, de competición, diseñado y construido por Gustaf Estlander.

Al parecer, el IAN ya se encuentra de camino a Sanxenxo, donde llegará en las próximas semanas. Se desconoce la cantidad exacta que el Rey ha pagado por esta magnífica nave, aunque en el portal especializado en barcos clásico 'Baum & Köning' se anuncia por 65.000 euros. Eso sí, ya tiene el cartel de vendido.

El anterior dueño del IAN era el empresario Michael Cedercreutz, que lo restauró utilizando para ello materiales nobles como  la caoba, el olmo americano, el pino de Oregón y el cedro amarillo.

Según la prensa finlandesa, don Juan Carlos viajó a Helsinki en un avión privado, y desde allí se dirigió a los astilleros de la localidad de Loviisa, a 87 kilómetros de la capital, para ver varios yates, entre los que se encontraba su nueva adquisición.

Fue en 2010 cuando el padre de don Felipe anunció que dejaba las regatas, había sido operado meses antes de un nódulo en el pulmón, y su estado de forma le impedía volver a patronear como antes. Ahora, una vez recuperado en gran medida de sus problemas de salud, vuelve de nuevo al mar y a la competición náutica, sin duda una de sus grandes pasiones.

En la imagen superior vemos a don Juan Carlos en la Copa Breitling de Vela de 2007, en aguas de Mallorca. Su última gran competición de vela fue la Copa del Rey de Vela de 2009, también en aguas baleares.