Zarzuela mantiene a Revenga en el cargo pese a estar imputado

Un día después de saberse que el secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, ha sido imputado en el marco del caso Nóos, la Casa Real se ha manifestado para decir que todo seguirá igual hasta su declaración, el 23-F.

Lo más popular

La Casa Real ha vivido una intensa jornada este 30 de enero, que ha coincidido con el 45 cumpleaños del Príncipe. Pero la Familia Real no está para muchas celebraciones.

Este día se ha sabido que José Castro, juez instructor del Caso Nóos, ha fijado una fianza de responsabilidad civil de 8,1 millones de euros para el duque de Palma y su exsocio en el Instituto Nóos, Diego Torres. Ahora disponen de cinco días hábiles, desde que se le comunique la notificación, para reunir ese dinero. 

Publicidad

La noticia se ha conocido unas horas después de que se supiese que José Castro ha imputado a Carlos García Revenga, secretario de las infantas Elena y Cristina. García Revenga está citado a declarar en los juzgados el 23 de febrero, el mismo día que ha sido llamado a declarar Iñaki Urdangarín. El duque lo hará a las 9 de la mañana; el secretario de las Infantas, a las 13 horas.

Día y medio después, la Casa del Rey se ha manifestado a través de un comunicado en el que informa que nada va a cambiar hasta que García Revenga declare, amparándose en que el juez no ha especificado de qué delito se le acusa.

Lo más popular

Comunicado íntegro de la Casa de S.M. el Rey

1.- La Casa de S. M. el Rey tuvo conocimiento ayer, a través de los medios de comunicación, de la providencia dictada ese mismo día por el Ilmo. Señor Magistrado-Juez del Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma de Mallorca por la que acuerda "recibir declaración en calidad de imputado, con instrucción de sus derechos y asistido de Letrado de su elección" a Don Carlos García Revenga, Asesor de SS.AA.RR. las Infantas Doña Elena y Doña Cristina en la Secretaría General de esta Casa.

2.- La citada providencia, si bien cita a Don Carlos García Revenga a declarar en calidad de imputado, no especifica cargo alguno, por lo que la Casa de S .M. el Rey entiende que la toma de declaración en tal calidad no lleva consigo acusación alguna que pudiera justificar medidas inmediatas por su parte, sino que obedecería más bien a procurar una mayor garantía de los derechos de defensa del declarante.

3.- Don Carlos García Revenga tendrá, por tanto, oportunidad de responder, con las debidas garantías procesales, a cuantas preguntas se le formulen en la fecha señalada en relación con los asuntos referidos en la providencia citada.

4.- En consecuencia, la Casa de S. M. el Rey no tomará decisión alguna en su ámbito de responsabilidad sin haber antes conocido y valorado la declaración de Don Carlos García Revenga ante el Ilmo. Señor Magistrado-Juez el próximo día 23 de febrero.

Comprometedores emails

La imputación de Carlos García Revenga llega apenas una semana después de que se hiciesen públicos unos comprometedores emails entre Iñaki Urdangarín y el secretario de las Infantas. Conocidos el miércoles 23 de enero, al día siguiente, el secretario proclamó su inocencia y pidió ir a declarar.

Los comprometedores emails se hicieron públicos después de que Diego Torres, exsocio del duque de Palma e imputado en el 'Caso Nóos', enviara un escrito con 34 emails como documentación adjunta al Juzgado de Instrucción número 3 de Palma. En ellos por primera vez se relacionaba con la trama a Carlos García Revenga.

Mediante estos correos, fechados entre 2003 y 2005, Torres trataba de defender la versión que ofreció en su día ante el juez Castro, y rebatía la declaración del yerno del Rey, que dijo que él no tomaba las decisiones de Nóos a pesar de ser el presidente ejecutivo de la fundación.

En su escrito remitido al juez Castro, Diego Torres sostiene que al frente de Nóos había un grupo de personas entre las que se encontraban Iñaki Urdangarín y Carlos García Revenga, que entonces ejercía de tesorero de la fundación; y añade que "siempre trabajó supervisado,validado, autorizado, auspiciado, incentivado, conformado y soportado por un ejército de asesores".... y que a García Revenga "se le consultaba todo".

Hay diversos correos que dejan claro que Revenga tenía un papel nada testimonial en Nóos, como uno en el que después de que un medio de comunicación solicitase una entrevista a Iñaki, éste pide a García Revenga consejos sobre "cómo proceder". En otro email en el que se le pide otra entrevista, Urdangarín contesta que Revenga tiene "la última palabra".

Incluso al parecer hay otro correo en el que Urdangarín y Revenga tratan del patrimonio familiar: "Carlos, las transferencias que le ingresan a Dña. Cristina correspondientes a sus honorarios de Zarzuela deberían ingresarse a partir de enero en esta otra cuenta".... le pide el yerno del Rey al exsecretario de las Infantas.

Cambian el nombre a una calle en homenaje a los duques de Palma

DiegoTorres, con su estrategia de meter presión a Urdangarín através de la Casa Real, también ha hecho público un correo electrónico con el que pretende demostrar que el exsecretario de las Infantas, Carlos García Revenga, quería hacer constar su relación con Casa del Rey en los 'negocios' de la fundación Nóos.

En un email fechado el 27 de septiembre de 2003 en el que escribe a la secretaria de Nóos para pedirle una 'modificación del cargo' que debe figurar en unas cartas expone: "Coméntaselo a Diego. Lo correcto es D. Carlos García Revenga, asesor de la casa de S. M. El Rey".

Sin duda uno de los emails que más han llamado la atención ha sido uno fechado el 7 de julio del 2003 en el que Urdangarín pregunta García Revenga en tono coloquial: "¿Cómo te ha ido el finde?" y luego le cuenta el suyo: "Nosotros bien, en Palma te puedes imaginar lo a gusto que hemos estado (...) Playa, piscina, heladito en Portals, parque..., vaya, que completito". Hasta aquí nada anormal, hasta que se despide así: "Agur. El duque em... Palma... do".

Por otro lado, también se ha hecho público que el pasado viernes el Ayuntamiento de Palma decidió, por votación, quitar el nombre de los duques de Palma a la Rambla de la ciudad por su ''conducta poca ejemplar'' con su ciudad.