Las mejores vacaciones del rey Juan Carlos

​El rey emérito disfruta de sus pasiones en la época estival.

Lo más popular

Dos años después de su abdicación, Don Juan Carlos disfruta de sus mejores vacaciones, rodeado de amigos, siempre cerca del mar y dispuesto a probar los platos más suculentos de los restaurantes más exclusivos.

Recordemos que hasta el momento de su abdicación, Don Juan Carlos pasaba las vacaciones en Mallorca, junto a su familia, siendo muy escasas las veces que el monarca salía de la península. Tal vez por ello, ahora que Don Juan Carlos disfruta de tiempo libre, el padre de Felipe VI haya optado por viajar al extranjero.

Publicidad

No obstante, y porque Juan Carlos siente un amor especial por España y su familia, el Rey emérito hizo un hueco este verano para disfrutar de sus hijos y sus nietos en Marivent, en una emotiva reunión familiar.  También dentro de la península veremos a Don Juan Carlos en breve,  ya que tiene previsto viajar hasta Pontevedra, donde participará en una regata de San Vicente do Mar.

El monarca en la cristalería Nuova Venier, en una imagen compartida en Facebook
Lo más popular

Antes de eso, Juan Carlos estuvo en Venecia, donde se dejó ver en un lujoso yate y disfutando de los placeres gastronómicos de los restaurantes más prestigiosos y elitistas de la zona. Además, dispuesto a disfrutar al máximo su visita, decidió visitar la isla de Murano, donde se hizo con varios souvenirs de una conocida cristalería. "Gracias a la maravillosa ciudad de Venecia por su espléndida acogida", eran las palabras con las que Don Juan Carlos agradecía el trato recibido.

Don Juan Carlos y Carlos Herrera coincidieron este verano en un exclusivo restaurante de Mallorca

Otra de sus paradas vacacionales este verano ha sido Roma, donde se le volvió a ver en los más selectos restaurantes de la ciudad, relajándose y disfrutando de su tiempo de ocio.

Y es que Italia siempre ha sido uno de los destinos favoritos por el Rey Juan Carlos, que siempre que ha podido ha participado ha visitado Cerdeña en verano, siendo habitual verle participar en las regatas celebradas en Costa Esmeralda, llegando a hacerse con la victoria en el año 2000, donde ganó la XII eidición de la Sardinia Cup.

Además, es socio honorífico del Yacht Club Costa Esmeralda, donde coincide a menudo con amigos como el príncipe Karim Aga Khan o Harald de Noruega. Así pues, no es de extrañar que Don Juan Carlos sienta un amor especial por la zona.

Otra de las pasiones que no descuida es su amor por las corridas de toros, una afición con la que disfruta al lado de su familia y que a menudo nos regala estampas tan idílicas como la protagonizada junto a su hija Elena y sus nietos.

Artículos relacionados

Ahora sólo cabe preguntarse cuál será la próxima parada vacacional de Don Juan Carlos y qué nuevos restaurantes y retos a bordo de veleros le aguardan.