Don Juan no estaba arruinado, dejó 1.000 millones de herencia

Cuando se cumplen 20 años de su muerte, se ha descubierto que don Juan de Borbón no llevó una vida apretada en lo económico. Legó a sus tres hijos, el rey Juan Carlos y las infantas Margarita y Pilar, una suma de bienes que alcanzan los 1.100 millones de las antiguas pesetas.

Lo más popular

Este 1 de abril se cumplen veinte años de la muerte de don Juan de Borbón, padre del rey don Juan Carlos. Del conde de Barcelona, hijo de Rey y padre de Rey que nunca ocupó el trono de España, siempre se dijo que vivió una vida austera que casi rozó la pobreza debido al exilio. Sin embargo, y según desvelaba el suplemento La Otra Crónica de El Mundo, don Juan dejó a sus tres hijos una herencia que, sumando todos los bienes, alcanza la cifra de 1.100 millones de las antiguas pesetas; por lo que murió siendo millonario.

Publicidad

Los 728,75 millones que en 1993, año de su muerte, legó al rey Juan Carlos y a sus hermanas las infantas Margarita y Pilar, se encontraban repartidos en tres cuentas domiciliadas en Suiza, una en Ginebra y dos en Lausanne (ciudad suiza donde Juan de Borbón vivió con su mujer y sus hijos durante la II Guerra Mundial). El resto de los 350 millones se desprenden de los distintos inmuebles que tenía el conde de Barcelona, siendo éstos un chalé familiar en Puerta del Hierro, Madrid; oficinas en la Gran Vía, también en la capital, y una casa en Estoril -lugar de su definitivo exilio-. Así quedaría reflejado en la documentación de 'Tramitación y cumplimiento de las voluntades testamentarias' que cita La Otra Crónica.

Lo más popular

Esta millonaria y hasta ahora desconocida fortuna de los Borbones la habría creado el padre de don Juan, el rey Alfonso XIII, con intención de proteger a su familia de posibles imprevistos económicos en el futuro. Su hijo Juan heredó a la edad de 27 años tres veces más que sus hermanos (un total de 8.611.876 pesetas); y tras su muerte, a punto de cumplir los 80 años, víctima de un cáncer, esta gran cantidad de dinero fue a parar a manos del actual monarca. Así, don Juan Carlos se habría hecho con 229 millones de pesetas de herencia mientras que sus hermanas Margarita y Pilar recibieron 172 y 131 millones respectivamente.

Al contrario de lo que se sabía hasta ahora, el padre del Rey no dejó una herencia modesta a sus hijos compuesta por varias propiedades, una cuenta en España con 25 millones de pesetas y otra de seis millones en el extranjero. Los nuevos datos revelados confirman que el conde de Barcelona, a pesar de renunciar a sus derechos dinásticos en 1977 en favor de su hijo y decir adiós a la posibilidad de ser el rey Juan III, gozaba de una buena economía, guardada ésta fuera de nuestras fronteras. Esto se debe, según informa el dossier, a que "debe tomarse el acuerdo de no repatriar oficialmente ninguna cantidad (...) porque la imagen y prestigio de S.A.R. el conde de Barcelona podría quedar afectada".