Urdangarín pide puerta cerrada para su vista judicial

Iñaki Urdangarín ha pedido al juez que la vista del martes en Barcelona por la demanda contra siete medios de comunicación por publicar sus correos electrónicos y también contra su exsocio, Diego Torres, por enviarlos, sea a puerta cerrada para proteger su vida personal. Por otro lado, Torres, que tenía que declarar esta semana se acogió a su derecho a no hacerlo en su última comparecencia ante el juez

Los protagonistas del 'caso Nóos' vuelven a estar en la palestra. Iñaki Urdangarín vuelve al juzgado este martes 16 de julio, aunque esta vez no por el 'caso Nóos'. Por su parte, su exsocio, Diego Torres, que comparecía este viernes 12 de julio ante el juez instructor de la trama para responder sobre un presunto delito fiscal, se ha acogido a su derecho a no declarar.

El marido de la infanta Cristina tiene pendiente este martes en Barcelona la vista por la demanda que él ha interpuesto solicitando medidas cautelares contra siete medios de comunicación y su exsocio, Diego Torres, para que la prensa no publique los correos que considera personales y que en su día enviaba habitualmente a su entonces amigo, también imputado.

Publicidad

Urdangarin, a través de su abogado, Mario Pascual, ha solicitado que la vista se lleve a cabo a puerta cerrada "para la protección de la vida personal y familiar del demandante", petición que los letrados de la prensa acusada han calificado en sus alegaciones al juez de "última extravagancia del Sr. Urdangarín", y que consideran sentaría un precedente sin fundamento ni razón en los procesos civiles, además de que el objeto de enjuiciamiento son los artículos publicados y ya conocidos por todos con los citados correos".

Lo más popular

Eso sin olvidar que, "por aplicación de aquellos que algunos llaman sentido común", dentro de la sala se encontrarán como acusados los representantes de siete medios de comunicación.

Diego Torres, por su parte, estaba citado en los juzgados de Palma para responder sobre un supuesto delito fiscal cometido en su declaración de la renta de 2007 (la Agencia Tributaria asegura que Torres pagó a Hacienda 49.832 euros de IRPF, cuando debían haber sido 772.005 porque no declaró todos sus ingresos), pero sólo permaneció allí diez minutos para informar de que no lo haría.

Esta comparecencia formaba parte de una de las últimas diligencias pendientes antes de que se cierre definitivamente la instrucción del 'caso Nóos' con vistas a la celebración del juicio en el que, previsiblemente, se sentará por primera vez en el banquillo de los acusados un miembro de la Familia Real española.