El Rey prestó 1,2 millones a su hija para comprarse el palacete

Don Juan Carlos realizó en 2004 dos transferencias "urgentes", de 600.000 euros cada una, desde su cuenta en Madrid a la de la infanta Cristina para que ésta y su marido, Iñaki Urdangarín, pudieran adquirir la vivienda de Pedralbes. Por primera vez, la figura del Rey aparece en la investigación en la que está involucrado su yerno. 

Don Juan Carlos realizó dos transferencias bancarias en favor de su hija, la infanta Cristina, por un total de 1,2 millones de euros, en el año 2004, y para que ésta pudiera comprase el palacete de Pedralbes, en Barcelona. Estos datos se han podido saber tras conocer un informe de la Agencia Tributaria remitido al juez José Castro, encargado del caso Nóos

Según este informe de Hacienda, el Rey, desde una cuenta "particular" en Madrid, realizó dos transferencias a su hija por valor de 600.000 euros cada una. Con la etiqueta de "urgentes", ambas fueron a parar a un depósito bancario conjunto de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, los días 30 de julio y el 29 de septiembre del 2004, según Europa Press.

Publicidad

Esta es la primera vez que aparece la figura del monarca en la investigación económica en la que está involucrado su yerno. Que haya aparecido su nombre se debe a que el juez pidió que se investigara esta cuenta conjunta de la infanta Cristina y su marido, pues era una de las cuentas del matrimonio que aún no había sido analizadas.

El Rey prestó a su hija más de un millón de euros, ante notario, para que ésta adquiriera una casa por un total de seis millones. Según ha confirmado Hacienda, la infanta Cristina declaró estos 1,2 millones bajo el concepto de préstamo, en los ejercicios de 2004, 2005, 2006 y 2007.

Lo más popular

El conocido como "palacete de Pedralbes", ahora en venta, es el chalet en el que vivía la infanta Cristina junto a su marido y sus cuatro hijos, antes de mudarse a Washington en el año 2009. A su regreso a la Ciudad Condal, el verano pasado, la hija menor de los Reyes realizó una mudanza del palacete a un nuevo hogar, más pequeño, para finalmente hacer las maletas rumbo a Suiza. La ciudad de Ginebra es, finalmente, el lugar donde residirá este curso.