Los duques de Palma cargaron en Aizoon safaris, libros de Harry Potter y restaurantes

Los duques de Palma se han marchado a Ginebra, pero no por ello han desaparecido sus problemas. Al contrario, a la posible nueva imputación de la infanta Cristina, se siguen sumando facturas en nombre de Aizoon que el matrimonio cargaba con gastos personales como viajes o libros. Por otro lado, el juez Castro ha rechazado citar a declarar a Corinna.

Lo más popular

Las malas noticias siguen detrás de los duques de Palma. Hace unos días se conocía que las facturas remitidas al juez del 'Caso Noos' por la brigada de delincuencia económica fueron pagadas a través de la empresa Aizoon, sociedad propiedad al 50 por ciento de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín. Pues bien, más facturas siguen saliendo a la luz.

Dichas facturas de la sociedad Aizoon, una compañía consultora e inmobiliaria a la que habrían desviado fondos públicos, eran cargadas con gastos personales.

Publicidad

La factura que más llama la atención es de 1.350 euros y corresponde a una estancia de dos días, los 4 y 5 de agosto de 2008, en un alojamiento de Sudáfrica, con safari incluido.

También aparecen otros alojamientos, como uno de la hija de los Reyes en Mozambique, por 330 euros, donde la Infanta podría haber viajado con la Fundación La Caixa. Además aparecen los gastos de un desplazamiento a Roma, con la familia Urdangarín al completo, ya que se reservaron una docena de habitaciones por el precio de 5.160 euros.

Lo más popular

Estas facturas también incluyen cargos por ropa y calzado, gasolina, vinos y flores. Aizoon también abonó la compra de cuatro libros de la saga Harry Potter, por valor de 93,10 euros. De cuatro entradas para la final de la Champions League que se disputó en la capital italiana en el año 2008 también hay factura en Aizoon, además de otra por una profesora de Esade (marketing y recursos humanos) para los duques de Palma, valorada en 6.672 euros.

Días atrás se desvelaban unas facturas similares, con el pago de varios cócteles, supuestamente para celebrar el nacimiento de la hija de la pareja. También se pagó el montaje de dos carpas en el palacio de Pedralbes para celebrar, posiblemente, el 40 cumpleaños del duque y la comunión de Juan y Pablo.

Las facturas hacían también referencia a la compra de un cuadro, varios productos de cerámica, y otros gastos, como compra de mobiliario de oficina, y el alquiler de un coche.

Mientras continúan conociéndose facturas personales cargadas a la sociedad Aizoon, a la infanta Cristina se le suma otra preocupación, y es que sigue pendiente de una posible nueva imputación. El pasado mes de mayo, el juez Castro decidió 'desimputarla' al considerar que no había "indicios vehementes" de que conociera los movimientos de su marido. Ahora, tras conocer las trasferencias, valoradas en un total de 150.000, desde Aizoon a una cuenta en la que la Infanta aparece como autorizada, la hija de los Reyes vuelve a ser el blanco de todas las miradas.

La única buena noticia estos días para los Duques ha sido que el juez Castro ha considerado que no resulta procedente que Iñaki vuelva a declarar, como solicitó su exsocio, Diego Torres, salvo que nuevos hechos consideren que sea aconsejable.

Quien tampoco tendrá que declarar en el marco del 'Caso Noos' es Corinna, amiga del Rey. El juez José Castro ha desestimado la petición que cursó en este sentido Diego Torres. El juez alega que no procede llamarla a declarar a los juzgados ''por el solo hecho de que se la mencione en determinados documentos cuyo interés para la causa no se advierte''. Se trata de los correos que Torres entregó al magistrado en los que Noos agradecía a Corinna su participación en un evento que está siendo investigado por un supuesto desvío de fondos públicos.