Las bromas del Rey a sus médicos, se echó betadine y fingió una caída

El cirujano que ha operado de la cadera a don Juan Carlos ha revelado al diario 'El País' que el monarca les gastó una broma a los médicos poniéndose betadine y un esparadrapo en la cara y decirles que se había caído.

El cirujano Miguel Cabanela, antes de regresar a Estados Unidos tras operar al Rey, ha contado algunas anécdotas vividas junto a don Juan Carlos. Según publica el periódico 'El País', el doctor ha mantenido contacto telefónico con el monarca a lo largo de estos últimos meses y dichas conversaciones, aunque han sido referidas a aspectos médicos, han sido de lo más naturales. "Yo me considero su amigo y me da la impresión de que el Rey me ha cogido cariño. Él también se hace querer", explica el cirujano.

Publicidad

Según explica Cabanela, el Rey, entre risas, llegó a decirle: "¡Mira lo que les he hecho a estos!". El monarca, sacando a la luz su gran sentido del humor, se había manchado la frente con betadine, se había puesto un esparadrapo en la nariz, y se había ido a ver a los médicos de La Zarzuela con la muñeca vendada, haciéndoles creer que se había caido. "La broma duró hasta que el Rey rompió a reír", comenta.

Lo más popular

Esto demuestra que don Juan Carlos, ante su segunda intervención de cadera, se mostraba muy tranquilo y relajado, además de optimista y con sentido del humor. "Queda Rey para rato", explica también el doctor, quien, además, ha confesado que ante la primera operación todo eran incógnitas. "No sé cuántas prótesis infectadas habré operado, pero sin duda ésta ha sido la más difícil", concluyó.