El avión de las Fuerzas Armadas deja tirado de nuevo al Príncipe en República Dominicana

Apenas dos meses después de que el príncipe Felipe no pudiera acudir a Brasil por un problema mecánico en el avión que desplaza a su familia y al presidente del Gobierno, el heredero ha tenido que esperar siete horas en la República Dominicana a que se solventase un nuevo problema mecánico durante su visita a Honduras.

Los últimos viajes oficiales del príncipe Felipe están gafados o el Airbus A-310 de las Fuerzas Armadas que utiliza la Familia Real y los presidentes del Gobierno en sus desplazamientos largos necesita que pase por el taller para someterle a una profunda ITV. Otra vez, la segunda en apenas dos meses, el príncipe Felipe volvió a quedarse tirado por una avería en el avión que le trasladaba.

Esta vez, el heredero, que viaja sin la princesa Letizia, tenía que llegar a Honduras para reunirse este domingo 26 de enero con el presidente saliente, Porfirio Lobo, y el electo, Juan Orlando Hernández, en cuya investidura del lunes estará presente, pero un problema mecánico del avión obligaba al piloto tras 20 minutos de vuelo a regresar a Santo Domingo, capital de la República Dominicana, donde había hecho antes una escala técnica.

Publicidad

El piloto había detectado en el cuadro de mandos la señalización de un problema en el filtro del aceite de un motor del aparato. Siete horas después, solucionada la avería, el Príncipe podía tomar su vuelo.

Este avión fue el mismo que se averió en noviembre y que impidió al Príncipe salir de Getafe (Madrid) con destino Brasil. Entonces, después de siete horas de espera sin que el problema se solucionase y con otro avión gemelo no disponible al estar también en revisión, Felipe tuvo que cancelar su presencia en los actos de presentación de la red de juderías, la Fundación Consejo-España Brasil y la edición brasileña de 'El País'.