La Infanta Cristina en la última sesión del juicio por el caso Nóos: ''Nada que decir''

Ni Urdangarín ni la Infanta han querido hacer uso de su turno de palabra en el final del juicio. ''Nada que decir, Señoría'', se han limitado a decir.

Lo más popular

Después de seis meses, 61 sesiones y casi trescientos testigos, el juicio por el caso Nóos, que ha sentado en el banquillo a la Infanta Cristina y a Iñaki Urdangarín, ha quedado visto para sentencia. Ni la hermana del Rey ni su cuñado han querido hacer uso de su turno de palabra en la última sesión de este proceso judicial.

''Nada que decir, Señoría'', se han limitado a responder cuando la presidenta del Tribunal, Samantha Romero, les ha preguntado si tenían algo que manifestar. El resto de acusados, entre los que se encuentran Jaume Matas y Diego Torres, tampoco han querido añadir nada más.

Publicidad

La defensa de la Infanta ha insistido una vez más en su inocencia y Pau Molins, uno de los abogados de doña Cristina, ha utilizado su exposición final para desvincular a su defendida del entramado de empresas que ha utilizado Urdangarín para el presunto desvío de más de seis millones de euros de dinero público. ''Urdangarín ejercía el dominio absoluto, doña Cristina estaba completamente al margen'', aseguró Molins. El letrado ha concluido su informe pidiendo al tribunal justicia para la Infanta y que evite que ''la irregular acusación popular'' consiga su objetivo.

Lo más popular

Lorenzo Caprile muestra su apoyo a la Infanta

La llegada de doña Cristina y su marido causó gran expectación, aunque la presencia del diseñador Lorenzo Caprile también generó numerosos comentarios. Caprile, que fue el creador del vestido de novia de la hermana del Rey, quiso acompañar a la Infanta en este momento tan complicado y, así, mostrarle todo su apoyo desde en la sede de la Escuela Balear de Administración Pública (EBAP), lugar donde se ha celebrado la sesión.

Cabe recordar que el juicio arrancó el pasado 11 de enero con el objetivo de esclarecer el supuesto desvío de más de seis millones de euros de las arcas públicas de Baleares, Madrid y la Comunidad Valenciana a través de los distintos eventos organizados por el Instituto Nóos.

Hasta seis acusaciones se han personado en el juicio, aunque la única que mantiene indicios delictivos contra la Infanta es el Sindicato Manos Limpias, que solicita una condena de ocho años de cárcel para ella, al considerarla ''cooperadora necesaria'' de los delitos fiscales que presuntamente cometió su marido en 2007 y 2008.

A las 12.59 horas, la presidenta del tribunal, Samantha Romero, ha dado por concluida la vista oral que, por primera vez, ha sentado en el banquillo a un miembro de la Familia Real de nuestro país.