Alberto de Bélgica confiesa dificultades como padre, esposo y rey

La cadena RTL-TVI ha emitido una polémica entrevista a Alberto de Bélgica y su mujer, Paola, ya que ha hablado de su reinado, de sus problemas en su matrimonio, de sus debilidades como padre... y sin pedir autorización a palacio.

Lo más popular

La familia real belga vuelve a dar que hablar y de nuevo con polémica. Alberto II, padre del rey Felipe de Bélgica, que abdicó en su hijo el 21 de julio de 2013, ha concedido una entrevista por motivo de su 80 cumpleaños emitida en la cadena RTL-TVI, en la que ha hablado de lo divino y de lo humano.

Alberto de Bélgica ha hablado de sus comienzos como rey, cuando sucedió en 1993 a su hermano Baldino, que falleció sin descendencia: ''Ser rey es un destino, a veces un rey no está en la línea sucesoria. Yo estaba mal preparado, tenía la preparación económica, pero no la política''. ''Mi hermano siempre me decía: Pregúntame lo que quieras, que estoy obligado a responderte. Pero a mí no me apetecía y siempre acabábamos hablando de otras cosas'', recordaba Alberto, que subrayó el cariño y la amistad que tenía con su hermano.

Publicidad

El padre del rey Felipe también ha reconocido problemas en su matrimonio con Paola de Bélgica, presente en la entrevista y que al principio no gustaba a su familia. Alberto II hablaba de una fuerte crisis: ''Al final ocurrió el milagro y empezamos a hablar de nuevo. Los abogados fueron los que nos convencieron por separado''.

''Puedo decir que somos muy naturales, el uno y el otro. No hacemos teatro. Y por lo tanto había choques muy fuertes. No había una armonía y esto hacía sufrir a nuestros hijos'', explicaba ella.

Lo más popular

No obstante, Alberto reconoce que Paola ha sido su asesora principal durante su reinado: ''No habría aceptado el reinado tras la muerte si no llega ser por el apoyo de Paola''. Pasado lo peor han confesado que se han casado por segunda vez hace unos años, al sur de Francia, en una segunda boda que ''nos ha unido más''. Sobre su hija ilegítima, Delphine Boël, ha preferido no hablar. 

Las relaciones con sus hijos tampoco han sido fáciles: ''Creo que los padres ideales no existen, no es una profesión que se aprenda, uno hace lo que puede y sólo hace lo que puede y con lo que uno es, con su carácter y debilidades...''.

Por sus palabras, sus relaciones con su hijo Felipe tampoco son ideales: ''Mi relación con el rey Felipe tiene que ser buena'', se ha limitado a decir. Paola, sin embargo, está tranquila: ''Personalmente, yo no me quiero sentir culpable más. Si puedo dar un consejo es ése, el no echarse la culpa, hemos hecho lo que hemos podido, mejor de lo que podíamos".

El matrimonio, que confiesa que han tenido situaciones insoportables porque ''el desacuerdo o la menor insignificancia estaba rápidamente expuesta al público'', se adapta ahora a su nueva vida: "Nos tenemos que adaptar. Igual que cualquiera que se jubila. Pero en general me encuentro mejor ahora que cuando era Rey. Sigo llevando el título, pero no la función, ni se tienen las responsabilidades".