Carlos Felipe de Suecia agredido en Cannes

El príncipe Carlos Felipe, de 33 años, hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, fue agredido por un desconocido en un tumulto cuando salía con su novia Sofía Hellqvist, de 27 años, de una lujosa discoteca de Cannes (Francia).

Lo más popular

Según cuentan los testigos en medios suecos y noruegos, y que también confirma la Casa Real, el príncipe recibió varios puñetazos en la cara y en la cabeza, sin que al parecer mediara motivo o provocación alguna por si parte.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 3 de la madrugada del sábado 11 de Agosto. Carlos Felipe y Sofía, que estaban pasando unos días de vacaciones privadas en Cannes y por tanto no llevan escoltas, estaba tomando unas copas con unos amigos en la exclusiva discoteca Baoli, tras haber cenado en uno de los restaurantes de la ciudad.

Publicidad

En Baoli habían organizado una fiesta llamada "Crazy Angel Party" (Fiesta del Ángel Loco), donde todos los asistentes debían acudir vestidos de blanco. El local, según los testigos, estaba lleno hasta la bandera.

Al salir de la discoteca, Carlos Felipe y su novia, además de los amigos, se encontraron de frente con un grupo de jóvenes que al parecer buscaban bronca. Según los testigos, uno de ellos se abalanzó sin mediar palabra sobre el príncipe y le agarró por el cuello.

Lo más popular

Todo sucedió muy rápido. Carlos Felipe gritaba: "slip! ... slip! ..." (¡suelta!, ...¡suelta!..), pero el agresor no le soltó y comenzó a darle puñetazos en la cabeza y en la cara.

Sofía, más habituada a bregar con este tipo de altercados de discoteca en los tiempos que trabajaba de camarera en Estocolmo, acudió en ayuda de su novio y trató de evitar que le siguieran pegando mientras gritaba: "elskling!,... elskling!.." (mi amor, mi amor).

Y así de rápido empezó todo y así de rápido terminó. El príncipe se quedó con los golpes y los agresores desaparecieron. La Casa real informó que el príncipe está bien, que no hay gravedad en las lesiones sufridas y que tienen la intención de denunciar los hechos a la policía francesa.