Máxima ya está hospitalizada en Holanda para tratar su infección de riñón

La reina de Holanda ya se encuentra hospitalizada en un centro médico de los Países Bajos para ser tratada de una infección de riñón que sufre desde el pasado domingo. Ella y su marido Guillermo se encontraban de visita de Estado en China, pero Máxima se ha visto obligada a regresar a Holanda para ser hospitalizada y curar la infección.

Lo más popular

Máxima de Holanda canceló este martes su estancia en China para regresar a los Países Bajos y ser hospitalizada de urgencias debido a la infección de riñón que sufre desde el pasado domingo. La reina ha llegado sobre las 8 de la mañana al Hospital Bronovo de La Haya y ha entrado cabizbaja y por su propio pie, sin necesidad de ningún tipo de ayuda. Ésta sufre pielonefritis, infección fuerte que provoca un taponamiento de las vías urinarias, y los medicamentos que le han sido suministrados por el personal sanitario de China no han tenido el efecto que esperaban, pues sus dolencias no han ido a mejor, sino todo lo contrario.

Publicidad

Sin embargo, el rey Guillermo sí ha continuado con su visita oficial en el ''gigante asiático'', que acabará mañana jueves. Éste se ha pronunciado ante los medios de comunicación holandeses y ha dicho lo siguiente de su mujer: "Tristemente mi mujer se puso muy enferma y ha sido necesario que regresara a Holanda. Esta mañana ha llegado y he podido hablar ya con ella. Se encuentra bien y no ha habido problemas durante el viaje". También habló de la fortaleza de la reina: "Estoy enormemente orgulloso de la reina. Cuando le subió la fiebre simplemente dijo: '¡Será un resfriado!' e insistió en no modificar el programa del viaje". Por último, quiso dar las gracias a todos los que le han brindado su apoyo en esta difícil situación: "Tanto desde China como desde los Países Bajos he recibido innumerables mensajes de aliento para la reina. Estoy agradecido y conmovido por la solidaridad y sólo espero que mi esposa pueda volver rápidamente a casa".

Lo más popular

Este lunes, ésta se vio obligada a cancelar parte de los actos de su agenda en la visita de Estado a China por sufrir  tal infección. Los médicos le atendieron en el mismo hotel donde se hospedaban ella y su marido, Guillermo de Holanda, ya que sufría fiebre muy elevada, mareos y náuseas, algo que le impedía cumplir con los eventos previstos. La reina necesitaba reposo para mejorar su estado de salud, a parte de unos antibióticos que le fueron suministrados de manera inmediata.

El matrimonio comenzó esta visita el pasado domingo -25 de octubre- y fue esa misma noche cuando Máxima comenzó a sentirse mal. Por este motivo, no pudo acompañar al rey Guillermo durante la visita al barrio chino de Pekín, ni al encuentro con la comunidad holandesa en la ‘’Semana del Diseño’’, y tampoco a la recepción de Estado oficiada por el Presidente Xi Jinping. Sin duda, ha sido un momento delicado para Máxima, que no quiso dejar a su marido sin su compañía e hizo un gran esfuerzo por acudir al banquete de gala que habían organizado las autoridades chinas en el Palacio Presidencial.

Esta visita ya comenzó con cierta polémica debido a los días de vacaciones que pasaron en China los reyes junto a sus tres hijas. Fue una semana de descanso para los cinco y la aprovecharon para conocer al ‘’gigante asiático’’. Estas vacaciones adquirieron un tinte polémico debido a que muchos criticaron duramente la estancia de los reyes en China, lugar donde apenas se reconocen y valoran los derechos humanos, algo que siempre ha defendido Guillermo de Holanda.