La dieta milagro de Máxima de Holanda, ¿culpable de sus problemas de riñón?

La esposa de Guillermo de Holanda continúa en reposo tras ser ingresada en La Haya por una infección en los riñones mientras en su tierra natal, Argentina, aseguran que podría deberse al régimen que ha seguido en los últimos meses para adelgazar.

La reina Máxima de Holanda cancelaba el martes su estancia en China para regresar a los Países Bajos y ser hospitalizada de urgencias debido a la infección de riñón que sufre desde el pasado domingo.

Algunos medios argentinos aseguran que esta dolencia podría deberse a la dieta a la que ha sometido en los últimos meses y con la que habría perdido alrededor de diez kilos. Según apuntan estas publicaciones al otro lado del charco, Máxima se habría tomado demasiado en serio el régimen y se habría excedido a la hora de tomar proteínas, que serían las causantes que esta infección de riñón que aún la mantiene en reposo. El riñón, al igual que el hígado, se encarga de eliminar las sustancias que producen las proteínas, como el ácido úrico, y se habrían visto afectado al tomar tanta cantidad.

Publicidad

La dieta que ha seguido Máxima le obligaba a tomar cinco comidas al día y otorgaba gran protagonismo a las proteínas, dejando en segundo lugar los azúcares y los hidratos de carbono. Sin embargo, podía tomar alimentos como verduras, pescado, pollo, leche y galletas de fibra, por lo que resulta difícil pensar que ésta habría sido la causante de su ingreso.

Guillermo de Holanda, que prosiguió con su agenda en Oriente, asegura sentirse agradecido por los numerosos mensajes de cariño que está recibiendo su mujer, que "se encuentra mucho mejor". A su vuelta a Holanda, lo primero que ha hecho ha sido visitar a Máxima, que continúa hospitalizada.