Los duques de Cambridge muestran su lado más cómplice y divertido en el Edén

​Kate Middleton y Guillermo protagonizan un divertido viaje a las Islas Sorlingas.

Lo más popular

Los duques de Cambridge mostraron su lado más divertido en su último viaje oficial, en el que compartieron sonrisas y gestos de complicidad. El viaje, además, era muy especial, ya que resultó ser un paseo por las idílicas Islas Sorlingas, donde la pareja mostró su apoyó al proyecto 'Edén', con el que se fomenta ayudar a la conservación de la zona.

Dispuestos a probar los sabores típicos de la tierra, Kate y Guillermo no se resistieron a saborear algunas de las bebidas tradicionales, haciendo una parada en un pintoresco puesto local. Aunque, a juzgar por los gestos de Guillermo, la bebida no debía estar demasiado buena.

Kate saboreó las bebidas tradicionales del lugar
Publicidad

Mucho más animados se les pudo ver ante un Muttaburrasaurus, una simpática criatura que habita por la zona. La cara de asombro de los duques de Cambridge delatan que el animalito consiguió hacerse con la simpatía de la pareja, que estaba siendo observada por los habitantes del lugar con gran curiosidad.

Kate se divirtió con una broma sobre una simpática criatura
Lo más popular

La gran sorpresa para la duquesa de Cambrigde llegó cuando le confesaron que el animal era, en realidad, un muñeco de peluche, lo que hizo que Kate rompiera a reír, divertida por la broma. Y es que, dispuestos a mostrar su lado más divertido y risueño, Guillermo y Kate decidieron conocer todos y cada uno de los detalles del lugar, fotografiándose en los lugares más pintorescos y románticos. 

Los duques vivieron un momento de intimidad

Y fue precisamente en uno de los momentos en los que el matrimonio se quedó a solas cuando más felices y cómplices se mostraron, no pudiendo dejar de sonreír y demostrando que están más enamorados que nunca.

Kate y Guillermo mostraron su preocupación por la conservación del lugar

Recordemos que hace poco Guillermo tuvo que enfrentarse a las críticas por parte de su pueblo, que le acusaba de "trabajar menos que su abuelo", una crisis que parece haber superado junto a su mujer, junto a la que ha protagonizado diferentes viajes oficiales y con quien parece vivir una eterna luna de miel, junto con sus hijos, los pequeños Jorge y Catalina.