El hijastro de Haakon de Noruega vende sus objetos personales para financiarse su viaje a California

El hijo de la princesa Mette-Marit ha puesto a la venta una maleta, un reloj y otras cosas antes de mudarse a la costa de EE.UU. con su novia.

Lo más popular

La idea de Marius Borg de mudarse a California con su chica, Linn Helena, no ha gustado mucho a su madre, la princesa Mette-Marit, ni a su padrastro, el príncipe Haakon. Tanto, que han decidido no financiarle este capricho y que sea él quien se lo costeé. El joven –fruto de la relación de Mette-Marit con Morten Borg–, lejos de que sus planes se vayan al traste, se ha puesto manos a la obra y ha comenzado a "recaudar" dinero poniendo a la venta varios de sus objetos personales en la web Finn, algo así como la versión noruega del portal de venta e intercambio de objetos Wallapop.

Publicidad

Entre otras cosas, Marius vende una maleta Louis Vuitton, valorada en más de 2.000 euros; un reloj de la marca Nixon de más de 100; una cámara de unos 300 euros; y una chaqueta de la firma Parajumpers, que ha puesto a la venta por 725 euros. Como buen vendedor, el hijo de Mette-Marit da detalles de sus objetos para hacerlos más atractivos para el comprador. En el anuncio de la maleta explica que "apenas se le ha dado uso. Dejó de producirse hace tres años, y por lo tanto ahora tiene un valor mayor".

Marius, que no tiene tratamiento real y su idea es estudiar en EE.UU., tiene libertad para vender estos objetos, el problema está en que añade su número de teléfono personal y su nombre completo para que contacten con él y estos detalles podrían atentar contra su seguridad y la de su familia. Estos detalles podrían hacer enfriar aún más la relación entre el joven y el príncipe Haakon. De momento, la que no se ha distanciado tanto del joven es su madre Mette-Marit, que incluso ya conoce a la joven con la que su hijo piensa mudarse a California. El primogénito de la princesa estuvo junto a su chica, Linn Helena Nilsen, sus padres y sus hermanos en el Show del Caballo de Oslo. La joven, de 20 años y residente en la capital noruega, pertenece a una adinerada familia.