La Reina Isabel II reaparece en público tras su larga convalecencia

​​La monarca ha acallado los rumores sobre su delicado estado de salud acudiendo a una misa en compañía de su esposo.

Lo más popular

Durante las últimas semanas, el estado de salud de la Reina Isabel II ha sido la noticia más comentada por la prensa británica. Pese a que estaba todo preparado para que la monarca cumpliera con sus compromisos públicos durante las ajetreadas fiestas navideñas, una fuerte gripe la obligó a recluirse y cancelar todos los actos de su agenda.

Este fuerte resfriado se cebó con Isabel II, de 90 años, en vísperas de Nochebuena, llegando incluso a temerse que no pudiera pasar este día tan señalado con los suyos. Sin embargo, la Soberana pudo reponerse y viajar en helicóptero hasta el castillo de Sandringham, donde cenó con su familia la víspera de la llegada del día de Navidad. Pese a ello, no pudo cumplir con la tradición de asistir a la misa que allí se celebra el día de Navidad y Año Nuevo.

Publicidad

Visiblemente recuperada, la Reina Isabel II decidió acabar hace un par de días con su enclaustramiento voluntario para acudir a su primer acto protocolario del 2017, la distinción de uno de sus miembros más allegados del personal, su Ayudante de Cámara Ray Wheaton, como lugarteniente de la Real Orden Victoriana.

Además, este domingo ha sido vista a su llegada en compañía de su esposo, el Duque de Edimburgo, a los servicios religiosos que han tenido lugar en la iglesia de St. Mary Magdalane. Enfundada en un llamativo vestido azul eléctrico, la reina se desplazó en un Bentley morado y fue recibida efusivamente por un pequeño grupo de personas.

Lo más popular

Al oficio también han acudido los duques de Cambridge, el Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, así como sus dos hijos, el Príncipe Jorge, de tres años, y la pequeña Carlota, de uno.

Aunque la Familia Real británica haya querido acallar los rumores sobre el delicado estado de salud de su máxima dirigente, su convalecencia no ha hecho más que hacer cobrar fuerza entre la opinión pública la necesidad de que abdique en favor de su nieto, el Príncipe William. Aunque desde el Palacio de Buckingham ya se haya desmentido que la reina tenga intención de retirarse, sí que es cierto que lo más probable es que ceda más compromisos de su agenda oficial a los Duques de Cambridge.

Además de por su enfermedad, en los últimos días Isabel II ha tenido que sufrir un desafortunado incidente. En las redes sociales corrió como la pólvora el bulo de su muerte, difundido en primera instancia por una cuenta falsa de la BBC, lo que obligó al Palacio de Buckingham a salir al paso y desmentir la noticia a través de un comunicado oficial.

More from Diez Minutos: