Dos días de celebraciones por la boda de Magdalena de Suecia

La Casa Real sueca, que ha hecho públicas nuevas fotos de  la princesa Magdalena con el empresario estadounidense Christopher O'Neill, ultima los detalles de la boda y ya tiene listo el programa completo del enlace real, al que no acudirá ningún miembro de la Familia Real española.

Lo más popular

La Casa Real de Suecia ha hecho público el programa de las dos jornadas de festejos para celebrar la boda entre la princesa Magdalena y el empresario americano Christopher O'Neill, que tendrá lugar durante el fin de semana del 7 y 8 de junio.

Las celebraciones comenzarán el viernes con el rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia como anfitriones de una cena privada para los invitados que se celebrará en los salones del Grand Hotel de Estocolmo.

Publicidad

Al día siguiente, el sábado, la ceremonia religiosa dará comienzo a las 16:00 en la Slottskyrkan (capilla) del Castillo Real de Estocolmo. El enlace será oficiado por Lars-Göran Lönnermark, predicador mayor y obispo emérito, asistido por Michael Bjerkhagen, pastor de la comunidad de feligreses de la corte real. A diferencia de otras bodas reales en las que antes se ha oficializado la boda por lo civil en el ayuntamiento, Magdalena y Chris han optado sólo por la religiosa.

Lo más popular

Posteriormente, el  rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia serán los anfitriones del banquete nupcial que se celebrará en los salones del castillo de Drottningholm (Islote de la Reina), residencia familia real.

Entre los actos simbólicos de la celebración, merece la pena destacar las salvas de cañón que se dispararán en su honor, una forma tradicional de saludar o dar la bienvenida en las relaciones internacionales. La costumbre se inició durante el siglo XVII, cuando los barcos disparaban sus cañones y armas de fuego sin cargar al acercarse a puerto para demostrar que tenían intenciones pacíficas. Más tarde, las salvas se convirtieron en saludos u homenajes en actos y fechas concretas. Las reglas para este tipo de saludos se basan en el protocolo de ceremonias de la Defensa y Estado Mayor de Suecia, y están estrictamente reguladas por rango. Una salva de 21 cañonazos es, de acuerdo con la práctica internacional, un saludo de honor oficial para el país, como por ejemplo el día de la fiesta nacional o el aniversario del rey o miembro de la realeza.

En el caso de la boda de la princesa Magdalena, la Casa Real informa que, nada más finalizar la ceremonia del enlace, se disparará una salva de 21 cañonazos con cinco segundos de intervalo entre cada disparo desde las baterías de costa de Skeppsholmen (Islote de los Barcos), una de las islas del archipiélago de Estocolmo.

Tras la ceremonia nupcial en la capilla del castillo, la pareja de recién casados se trasladará en un coche de caballos (seguramente una calesa abierta) desde la puerta de la capilla del Castillo Real hasta la terraza (muelle) de Evert Taube (compositor y trovador sueco), en Riddarholmen (Islote de los Caballeros), otra pequeña isla del centro de Estocolmo que forma parte de Gamla Stan (Ciudad Vieja).

El cortejo pasará por el Yttre borggårde (patio exterior del Castillo Real), Slottsbacken (cuesta del Castillo Real), Skeppsbron» (Puente de los Barcos), Strömbron (Puente de laCcorriente), Strömgatan (Calle de la Corriente), Norrbro (Puente Norte), Slottskajen (muelle del Castillo Real), Myntgatan (Calle de la Moneda) y la Wrangelska Backen (Cuesta de Wrangel) hasta llegar a la terraza (muelle) de Evert Taube en Riddarholmen (Islote de los Caballeros).

La pareja de recién casados y los invitados que les acompañarán en el cortejo por la ciudad se trasladarán en barco desde el muelle de Evert Taube hasta el castillo de Drottningholm, residencia de la familia real, donde tendrá lugar el banquete nupcial.

Soldados de los tres ejércitos y miembros de la Guardia Real formarán un pasillo a lo largo de todo el recorrido del cortejo por la ciudad y a la llegada a Drottningholm.

Al enlace, no acudirá ningún miembro de la Familia Real española. Sí han confirmado su asistencia Haakon y Mette-Marit de Noruega junto a Martha Luisa y Ari Behn y los condes de Wessex.