Alberto II y Paola, emocionados en su despedida como reyes de Bélgica

Alberto II y Paola de Bélgica finalizaron su viaje de despedida de los ciudadanos como reyes con una emotiva visita a Lieja, donde a la reina incluso se le saltaron las lágrimas. Los actos de abdicación y la coronación de Felipe y Matilde comienzan hoy.

Lo más popular

Los reyes Alberto II y Paola de Bélgica no escatimaron lágrimas de emoción en su visita por el país (Lieja, Gante y Eupen) para despedirse de los ciudadanos belgas antes de la abdicación en su primogénito Felipe y la princesa Matilde, cuyos actos comenzarán esta noche.

La pareja real recibió flores, cartas y muchas muestras de afecto de los ciudadanos y protagonizaron momentos tiernos, en especial cuando la reina Paola dio un cariñoso beso al rey mientras éste saludaba al público.

Publicidad

Los reyes acabaron su periplo en Lieja, donde visitaron la Ópera Real de Valonia y se dieron un baño de multitudes en las calles del centro de la ciudad, antes de trasladarse al ayuntamiento. Fue en el balcón de la casa consistorial donde Paola se dejó llevar por la emoción y no pudo evitar las lágrimas. Por su parte, el rey Alberto se emocionó al descubrir los archivos que relataban la entrada de la pareja en la ciudad en 1959.

Lo más popular

Los reyes de Bélgica se habían reservado los últimos días como soberanos para despedirse directamente de los ciudadanos después de haberlo hecho anteriormente del Gobierno.

Algunos belgas han querido hacer también su pequeño homenaje, como la cantante belga Jo Lemaire, quien ha dedicado una canción al que será el nuevo rey Felipe, al estilo de la que también compuso un conjunto holandés con motivo de la reciente coronación de Guillermo-Alejandro.

Esta tarde, víspera del relevo real, se celebrará en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas el concierto 'Preludio de una Celebración Nacional' y, a continuación, tendrá lugar el 'Baile Nacional' en la plaza del Jeu de Balle, con la presencia de los reyes y de los todavía príncipes Felipe y Matilde.

Mañana, las ceremonias de abdicación y asunción del trono comenzarán a las 7:30 con una misa Te Deum que se oficiará en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas. Hacia las 10:45, el príncipe heredero jurará como séptimo rey de los belgas ante los representantes de las dos Cámaras en el edificio del Parlamento Federal y a continuación se dirigirá a la llamada Columna del Congreso para rendir homenaje al soldado desconocido.

Alrededor de las 14:05, el nuevo soberano se estrenará en el cargo pasando revista a las tropas y presidiendo el desfile del Día Nacional en la Plaza de Palacio. Las autoridades han advertido a los belgas que quieran celebrar en la calle la abdicación que tomen medidas para protegerse de los 29 grados que se esperan.