Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo ya son marido y mujer

Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo contrajeron matrimonio a las 11:46 horas de este 31 de agosto ante 400 invitados. La novia, fiel a su estilo hippie chic, lució vestido de su firma, 'Muzungu Sisters', y sandalias planas. 

Lo más popular

Andrea Casiraghi y Tatiana ya son marido y mujer, según la prensa monegasca, después de que a las 11:46 horas sonaron aplausos en los alrededores del Palacio de Grimaldi, donde se han dado el 'sí quiero' el hijo de la princesa Carolina de Mónaco y la madre de su hijo, Sacha, nacido en marzo. Tras la boda, el pequeño ha pasado a ocupar el tercer lugar en la línea de sucesión.

La novia, inseparable de su perrito, que les acompañó en las fotos oficiales, se mantuvo fiel a su estilo y lució un elegante vestido de novia de estilo hippie de su firma, 'Muzungu Sisters', y, en vez de zapatos de tacón, optó por sandalias planas de plata. Asimismo, adornó su peinado casual con una corona de flores. El novio eligió un traje azul oscuro con una corbata manchada y camisa blanca.

Publicidad

La madre del novio, la princesa Carolina, llevaba un vestido rojo hasta la rodilla impresionante, obra de su íntimo amigo el diseñador Karl Lagerfeld. Asimismo, la embarazada Carlota optó por un vestido transparente de color azul claro, que destacó su creciente barriga, mientras que la princesa Charlene llevaba un conjunto totalmente blanco, a juego con la corbata de Alberto.

Lo más popular

Tras la ceremonia civil, la pareja celebró un cóctel alrededor de la piscina situada en la parte trasera de la residencia de los Príncipes Alberto y Charlene de Mónaco. De momento, no han trascendido imágenes de la ceremonia ni de sus 400 invitados llegando al Palacio.

La ceremonia, que tuvo lugar en el Salón del Trono, fue seguida por el cóctel y, posteriormente, por una fiesta más íntima, cerca del Casino de Montecarlo, a la que concurrieron 150 personas.

Dentro de unos meses, en enero, Andrea y Tatiana volverán a casarse por la iglesia. El enlace religioso tendrá lugar en Gstaad (Suiza), una estación de esquí de los Alpes refugio habitual de famosos en invierno. 

Padres solteros desde el pasado marzo, cuando nació su hijo Sasha, Andrea y Tatiana sellaron el amor que descubrieron después de conocerse en 2002 cuando Tatiana y su ahora cuñada, Carlota, coincidieron en las aulas del liceo Jeanne d'Arc Saint-Aspais de Fontainebleau, exclusiva localidad aledaña a París. Carlota, hoy embarazada de su primer hijo, fue quien les presentó.

Tatiana, que nació en Nueva York en 1983, un año antes que su pareja, es la heredera de una de las familias más ricas y poderosas de Colombia: hija de la brasileña Vera Rechulski y del empresario Julio Mario Santo Domingo Jr., fallecido de cáncer a los 52 años en 2009.

El Principado de Mónaco ha ofrecido desde el anuncio de la boda los detalles justos para preservar la intimidad de los novios y ese celo ha llegado incluso a enviar junto a las invitaciones la petición expresa de que todos los invitados se abstuvieran de colgar fotografías en Facebook y en cualquier red social. La Casa Real considera que no es información de interés, ya que Andrea no va a ser el sucesor al trono mientras Alberto y Charlene puedan tener sucesión.

No obstante, el viernes sí que se pudieron ver varias instantáneas que colgaron en las redes sociales de la despedida de soltera de Tatiana sus familiares y amigas -arriba, a la izq.- y de su cena entre amigas unas horas antes de su boda -sobre estas líneas, a la derecha-. Ya el día de la boda algunos invitados, como el hermano de Tatiana, Julio Mario Santo Domingo III, dj y propietario de una productora discográfica, y dos amigas de los novios, con el mismo vestido, subieron sendas fotos del cóctel, aunque en ninguna aparecían los novios.

La discreción era palpable durante la llegada de los invitados, que acudían a la ceremonia a pie, en taxi, en coche con chófer o en minibus, bajo la atenta mirada de decenas de turistas, que se agolpaban contra las barreras metálicas instaladas alrededor de la plaza.

La seguridad se reforzó en los alrededores de Mónaco, donde se controló la circulación, y la calma reinaba en los barrios del Principado en comparación con el ambiente de júbilo y las calles engalanadas durante la lujosa boda del príncipe Alberto II de Mónaco con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock en julio de 2011.

Las bodas atípicas, convertidas en tradición en Mónaco

El enlace de Tatiana y Andrea, atípico, con la ausencia de las familias reales europeas, no ha tenido nada que ver con el de Alberto de Mónaco. Sin embargo, Andrea, que retrasó su boda por el embarazo de Tatiana, sí parece haber seguido la tradición familiar. Su madre, Carolina, se casó con Stephano Casiraghi, padre del novio, embarazada. Tras la muerte de Casiraghi, también se casó embarazada con el príncipe Ernesto de Hannover.

Su tía Estefanía fue también madre antes de pasar por el altar con Daniel Ducruet. El embarazo de su guardaespaldas, Raymond Gottlieb, y su breve boda con el acróbata Adans López también dieron que hablar.

Alberto, por su parte, cuando se casó con Charlene ya tenía reconocidos dos hijos de anteriores relaciones extramatrimoniales. Carlota, por último, sigue el camino familiar y está embarazada. Queda ahora esperar si habrá boda.