El nuevo retrato de la familia real danesa

Hacía más de un siglo no se había hecho un retrato de toda la familia real danesa. El lienzo pintado con precisión fotográfica por Thomas Kluge, tardó cuatro años en terminarlo.

Lo más popular

Es una obra del artista danés Thomas Kluge, que tardó cuatro años en terminar con su peculiar estilo de dramáticos claroscuros, como hacía Caravaggio, y representa con una precisión fotográfica a la reina Margarita II de Dinamarca y su marido el príncipe consorte Henry de Monpezat, rodeados de sus hijos, nueras y sus ocho nietos.

El cuadro se titula 'Kongehuset' (La Casa Real) y es un cuadrado de 220 centímetros de ancho por otros tantos de alto, que ha sido presentado en público el viernes el 15 de noviembre, fecha que se conmemora el 150 aniversario de la llegada al trono del primer miembro de la dinastía de los Glücksborg, el rey Christian IX.

Publicidad

Este retrato familiar es el primero de la familia real danesa desde hace más de 130 años, cuando Laurits Tuxen retrató en 1880 al rey Christian IX, el llamado "suegro de Europa", rodeado de sus esposa la reina Louise, sus seis hijos e hijas, yernos, nueras y nietos.

El artista emplazó a la actual familia real en la 'Havesalen' (La Sala del Jardín) del castillo de Fredensborg, el mismo lugar que Tuxen pintó su retrato familiar, y donde incluso el sofá donde está sentada la reina Margarita es el mismo que aparece en la pintura de 1880.

Lo más popular

Al contrario del retrato de Laurits Tuxen de 1880, donde se destaca las figuras del rey Christian IX y de la reina Louise, el pintor Thomas Kluge ha preferido colocar en primera línea al príncipe Christian, primogénito de los príncipes Federico y Mary, porque simboliza, como heredero del heredero, al que llevará la monarquía hacia el futuro.

El pintor revela que los adultos posaron repetidas veces en persona, mientras los niños han sido pintados a base de fotografías ya que hubiera sido imposible que se mantuvieran quietos.

En la parte izquierda del cuadro aparecen los príncipes Federico y Mary con sus mellizos en brazos, delante de otro lienzo que tiene como motivo unas ruinas romanas. Esto simboliza, según el pintor, que son una familia de ciudad.  Por el contrario, los príncipes Joaquín y Marie, a la derecha y sobre una parte oscura del lienzo, simbolizan la parte de la familia real que reside en el campo.

De los catorce miembros de la familia que aparecen en el retrato familiar, sólo el príncipe Christian, la reina Margarita y el príncipe Federico (herederos) miran directamente hacia adelante. Según Kluge, esto quiere decir que los tres forman un trébol y que son los más importantes de la familia.

Este retrato estará expuesto, junto con otras obras del pintor, en la "Gallasalen" (Sala de Gala) del Museo de Amalienborg de Copenhague, desde el sábado 16 de noviembre hasta el 2 de marzo del año que viene.

Después se colgará en los muros de "Den Gule Salon (El salón amarillo) en el castillo de Fredensborg, a 35 kms al norte de la capital danesa. El pintor no ha revelado el coste de la obra, que ha sido pagada por una persona particular anónima, como un regalo para la familia real.