Estela y Alexander de Suecia, protagonistas del bautizo de Gabrielle

Como manda la tradición, el pequeño ha sido bautizado con el batón familiar, una prenda también llevaron sus primos y su hermano.

Como manda la tradición, el pequeño ha sido bautizado con el batón familiar, una prenda también llevaron sus primos y su hermano.

Publicidad

Papás orgullosos

Gabriel de Suecia, Duque de Dalarna, ha recibido las aguas bautismales en la Capilla Real del Palacio de Drottningholm bajo la atenta mirada de sus padres, Carlos Felipe y Sofía de Suecia.

Para la ocasión, Sofía ha llevado el traje regional, concretamente el de la región de Dalarna. Sin duda, un guiño al título que el pequeño recibió al nacer por orden de su abuelo.

Publicidad

Complicidad entre cuñadas

A lo largo de toda la ceremonia se ha visto la complicidad entre Magdalena de Suecia, en avanzado estado de gestación, y su cuñada. Cuando el protagonista del acto se ha puesto a llorar, su tía ha sacado un chupete del bolsillo del traje de Sofía para calmar al pequeño.

Publicidad

Los padrinos

Gabrielle de Suecia ha tenido cinco padrinos: Magdalena de Suecia; Sara Hellqvist, hermana pequeña de Sofia; Thomas de Toledo Sommerlath, primo hermano de Carlos Felipe; Oscar Kylberg, amigo íntimo del Príncipe desde su etapa de estudiante; y Carolina Pihl, amiga de Sofia de su etapa como profesora de yoga en Nueva York.

Publicidad

Las grandes ausencias

Momentos antes de entrar los padrinos, hacia su aparición Victoria de Suecia, muy elegante con un dos piezas rojo, acompañada por su marido, el príncipe Daniel, y sus dos hijos, Estela y Óscar.

Junto a ellos se ha sentado el marido de Magdalena de Suecia, Chris O´Neill, sin sus hijos, los príncipes Leonor y Nicolás. Los pequeños han sido los grandes ausentes del bautizo, como ya adelantó la Casa Real Sueca, en su lista de invitados.

Publicidad

En tonos malva

Magdalena de Suecia, como madrina del pequeño, ha leído durante la ceremonia. La Princesa ha optado por un vestido malva con detalles florales que ha combinado con un abrigo de piel en rosa palo.

Publicidad

Tropiezo de Alexander

Las travesuras han estado a la orden del día de la mano de Alexander, el hermano mayor de Gabrielle, que se ha puesto a correr por la capilla y ha terminado tropezando. El pequeño se ha puesto a llorar y casi interrumpe la ceremonia, pero una de las invitadas ha conseguido calmarle.

Publicidad

Se lo toman con humor

Lejos de enfadarse por 'romper' el protocolo, los reyes de Suecia, Carlos Gustavo y Silvia, se reían ante la anécdota.

Publicidad

Una importante tarea

Nerviosa, pero divertida, Estela de Suecia tenía la importante tarea de verter las aguas bautismales en la pila. Su tía, Magdalena estaba muy atenta para que todo saliera bien.

Al finalizar, la pequeña ha vuelto a su sitio buscando con la mirada el consentimiento de su madre, que le ha mostrado su orgullo.

Publicidad

Lágrimas al recibir las aguas

La ceremonia ha sido oficiada por el arzobispo emérito Anders Wejryd, asistido por el capellán de la Corte, el obispo Johan Dalman y por el capellán regular de la Corte, Michael Bjerkhagen.

A la hora de recibir las aguas el pequeño se puso a llorar, pero el arzobispo, con mucha maña, logró calmarle.

Publicidad

Almuerzo privado

Finalizado el acto religioso, los 150 invitados se han trasladado al Palacio para celebrar un gran almuerzo privado. Antes, se ha lanzado una salva de 21 cañonazos por parte de las Fuerzas Armadas.