José Coronado: "Cuando voy con mi hijo ya no me mira nadie"

 Ha demostrado que es más que un galán y, en plena madurez,puede presumir de una intensa vida profesional, a la que se sumaun nuevo filme sobre ETA, y personal con sus dos hijos.

Entrevista Juan Pando - 09/05/2008

Jose Coronado

Coronado, de 50 años, también goza del estatus de ser uno de nuestros actores más sexys.

 

Tiene planta de galán y una imagen injusta de frivolidad. Es, sin embargo, un trabajador infatigable (más de treinta películas en veinte años) y un actor comprometido. Esta semana, José Coronado estrena “Todos estamos invitados”, película dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón en la que es un profesor amenazado por ETA. A sus cincuenta años, cada vez más respetado por crítica y público, saborea la madurez de una vida intensa y disfruta de la paternidad de Nicolás (su hijo de 19 años con Paola Dominguín) y Candela (de 5, con Mónica Molina).
-La película produce escalofríos
-Muestra la realidad pura y dura. Soy adicto a los telediarios y me considero una persona muy informada pero hasta que no me he metido en esta película no me he dado cuenta de lo terrible que es vivir sometido a unos pocos que imponen su voluntad por la amenaza y el miedo.
-¿Cómo es tu personaje?
-Es un profesor tolerante y demócrata, que cree en el diálogo y en la libertad de expresión. No juzga a nadie por sus ideas y quiere expresar las suyas sin que lo agredan.
-¿Qué te ha sorprendido más de la historia?
-Lo que se parece la ficción de la película a la realidad que he visto en el País Vasco. He hablado con amenazados como Fernando Savater y José María Calleja. He visto gente que vive atemorizada y prefiere no hablar y no oír.
-Ésta es tu tercera película sobre ETA, después de “Lobo” y “GAL”. ¿No tienes miedo?
-Si soy capaz de salir en una manifestación a gritar contra la violencia, como no voy a hacerlo a través de mi trabajo.
-Más de treinta películas en veinte años, y teatro, televisión, publicidad... ¿Nunca descansas?
-Ni sabía ni creía que tuviera derecho a hacerlo. Me parecía que era darle la espalda a la suerte. Empecé tarde, casi con treinta años, y no podía perder tiempo. Me apasionaba tanto la profesión que un día sin trabajar era un día triste.
-¿Eres supersticioso?
-No, soy realista. Miro alrededor y veo que soy una persona con mucha suerte. Tanta que no juego a la lotería porque, si me tocase me parecería un abuso, no lo disfrutaría.
-¿Los cincuenta son difíciles para un actor?
-Paso el puente entre la juventud y la madurez. A los actores no nos ocurre como a las actrices, que pasan de ser la chica de la película a la madre. A mí empiezan a ofrecerme papeles de padre en lugar de hijo, pero los últimos cinco años podía hacer uno u otro.
-¿Has pensado en la cirugía estética?
-Soy contrario, salvo para accidentes. No se puede luchar contra la edad. No hay mejor cirugía estética que una vida sana y feliz. La gente que sabe reír envejece guapa.

 

-El instrumento del actor es su cuerpo, ¿cómo lo afinas tú?
-Intento mantenerme en forma física y mental. Me tomo la vida con calma, en clave de humor. Doy a las cosas la importancia que tienen. Me importa más un catarro de mi hija que otras cosas que antes eran vitales para mí.

 

-¿Haces deporte?
-Siempre me ha gustado. Voy al gimnasio, me encanta el caballo, monto en moto desde los doce años y he practicado esquí, natación, paracaidismo… Con veinte años, me tiré con paracaídas y no se abrió.

 

-¿¡No se te abrió!?
-Estoy aquí por cinco segundos más o menos. Me puse chulito y dije que nada de apertura automática, que quería abrir mi paracaídas. Me tiré y no se abrió. Estuve kilómetro y medio dando volteretas en el aire. Cuando abrí el de seguridad, iba a 180 km por hora. Me astillé dos costillas y besé la tierra al llegar.

 

-¿Te tienta Hollywood?
-Rodé “Muerte en Granada”, con Andy García, en Los Ángeles, y me horrorizó. Decidí que yo quería trabajar en mi país, ver un partido Madrid-Barça, estar con mis hijos, mis amigos y ganarme mi pan, y lo he logrado.

 

-Me cuesta imaginarte como padre.
-Tener un hijo te cambia la vida. He estado en los partos de mis dos hijos. Uno de ellos nació por cesárea, me querían echar y dije: “¡Ni “pa” Dios!”.

 

-Te asustarías si oyes: “Papá, quiero ser artista”.
-Lo único que me asusta es que no sean felices. Mientras que lo sean y respeten al prójimo, que hagan lo que quieran.

 

-¿Cómo se les cría al margen de la fama?
-Con naturalidad. Esto es un capítulo mínimo para ellos. Sobre todo para Candela, que tiene cinco años, y lo que hay que hacer con ella es contarle cuentos y jugar. Nicolás tiene ya diecinueve y puedo comentar con él mi profesión.

 

-¿Os lleváis bien?
-Mi hijo y yo tenemos una relación estrecha e indestructible. Siempre hemos sido amigos, desde que era niño.

 

-¿Sabe ya lo que quiere ser?
-Está buscando. ¿Cómo le voy a decir lo que tiene que ser si yo no lo descubrí hasta los treinta? Lo único que le pido es que busque y que no se tire a la bartola.

 

-¿Tiene planta de actor?
-Tiene mucha más planta que yo. Cuando vamos juntos no me mira ya nadie.

 

-¿No sientes necesidad de vivir con alguien?
-No, me gusta mucho vivir solo.

 

-Como tu personaje en la película “Todos estamos invitados”.
-Le entiendo muy bien.

 

-Pero él tiene una mujer
-A lo mejor yo también la tengo y no lo sabe nadie (risas). Lo importante en la vida es estar enamorado. Aunque suene a tópico, yo me enamoro a diario. Estoy enamorado de la vida.

 

-¿Qué papel ha jugado la mujer en tu vida?
-Mi vida ha estado muy condicionada por las mujeres, desde mi madre hasta mi hija, Candela. Ellas han motivado muchos de los pasos, profesionales y personales que he dado. Son lo más bello que hay. Lo que más me hace vibrar.

 

TEST RÁPIDO
Mi lugar favorito: San Sebastián.
Mi color: El negro.
El sueño de mi vida: Lo que tengo.
Un libro único: “La muerte íntima” de Marie de Hennezel.
La comida que me priva: Cordero asado.
Mi deporte: Montar a caballo.
Mi bebida: El vodka.
La prenda que nunca falla: El vaquero.
Me enfada: La intolerancia y la mala educación.
Colecciono: Recuerdos.
Mi última ilusión: “Todos estamos invitados”, en la que actúo con la actriz Vanessa Incontrada

 

TEST RÁPIDO: Lo que le hace sentir bien:
Mi lugar favorito: San Sebastián.
Mi color: El negro.
El sueño de mi vida: Lo que tengo.
Un libro único: “La muerte íntima” de Marie de Hennezel.
La comida que me priva: Cordero asado.
Mi deporte: Montar a caballo.
Mi bebida: El vodka.
La prenda que nunca falla: El vaquero.
Me enfada: La intolerancia y la mala educación.
Colecciono: Recuerdos.
Mi última ilusión: “Todos estamos invitados”, en la que actúo con la actriz Vanessa Incontrada


Diez Minutos Móvil
  • Apps Diez Minutos

    Descárgate gratis* la aplicación de Diezminutos para Iphone o Android y llevarás tu revista siempre contigo.
    (*excepto coste de conexión a internet de las operadoras)

  • Diez Minutos en Orbyt

    Descárgate nuestro Quiosco Digital y podrás leer la revista en tu tablet, cuando quieras y donde quieras.

  • Alertas Diez Minutos

    Envía un mensaje a:
    Movistar: ALTA espacio DM al 797404 
    Vodafone:  ALTA espacio DM al 795543
    Precios (IVA incluido): MOVISTAR 0,73€/ MMS. VODAFONE:1,21€/semana.