Sergio Dalma: "Ya no me ven como rival"

 A Sergio Dalma, la madurez le sienta muy bien porque el equilibrio llena su vida personal y porque ha sabido encontrar “el punto G” a su música, que tanto gusta a todos los públicos.

Rosa Villacastín - 13/05/2008


Sergio Dalma y Rosa Villacastín

Rosa mira en el ordenador de Sergio los secretos que guarda el cantante.

 

En su nuevo disco, “A buena hora”, incluye canciones intimistas –para oírlas solos o acompañados–, en las que ha puesto su personalísimo sello.
-La última vez que nos vimos fue en la consulta de la foniatra.
-Ambos utilizamos la voz para trabajar y con los años vas adquiriendo vicios que hay que rechazar.

 

-Rosana, nuestra foniatra, también da clases a Bardem.
-Es que a ella acude mucha gente del gremio.

 

-¿Qué hace cuando no graba?
-Aprovecho para perfeccionar mi inglés, para cocinar, que me encanta, y para hacer todo aquello que no puedo en otras épocas, porque esta profesión absorbe mucho.

 

-No compone. ¿Por qué?
-Me gusta escribir y, de hecho, siempre estoy escribiendo, aunque todavía no haya puesto música a mis letras. Lo que sí hago antes de grabar un disco es convivir con las canciones para creerme lo que dicen, porque, aunque siga cantando al amor o al desamor, tengo que hacerlo bajo la perspectiva de un tipo que ha cumplido 43 años.

 

-La mejor edad, según dicen.
-Indudablemente.

 

-¿En qué lo nota?
-Ahora tengo la voz más redonda, una tesitura más amplia, con matices que antes no tenía. Por eso hay que aprovechar el momento.

 

-Veinte años en la música, ¿es mucho o poco tiempo?
-Empecé a los 17, pero hasta 1989 no grabé mi primer disco. Me gusta el escenario y admiro a los actores y la facilidad que tienen para cambiar de rol.

 

-De todos sus trabajos, ¿cuál salvaría de un incendio?
-Me encanta “Historias normales”. “Lo que quieres” no tuvo ese acercamiento con el público. Sin duda “Bailar pegados” fue mi canción más mediática.

 

-Habla de la madurez como algo nuevo para usted.
-He cambiado mucho tanto en la manera de cantar como en el físico. Ahora, al interpretar mis canciones, es como si estuviera dando pinceladas de mi estado de ánimo. Y por otro lado está mi nuevo “look”. Han coincidido muchas cosas para que se haya producido este cambio. Yo no pretendo llegar a un público adolescente. Soy consciente de que tengo que ir a mi público, a ese público que ha ido creciendo conmigo, aunque a los artistas nos cuesta aceptar el paso del tiempo.

 

-Ha crecido y le sienta bien.
-Siempre me he sentido muy a gusto conmigo mismo. Ahora tocan canas, y espero que a la gente le gusten.

 

-Dice Antonio Banderas que las arrugas son la cartilla de la vida.
-Es la mejor señal de que estás vivo, de que tienes intacta la ilusión por este trabajo.

 

-¿Cree que su público sigue siendo mayoritariamente femenino?
-A mí lo que más me sorprende es que la gente pague dinero por una entrada para escucharme. Eso me agrada porque demuestra una fidelidad del público hacia mí difícil de encontrar en la música. Los novios, los maridos... ya no me ven como un “rival”. Ahora me ven como a una persona con la que se identifican.

 

-Nadie que conozca su trayectoria puede decir que se le haya subido el éxito a la cabeza.
-Cuando empecé con “Esa chica es mía” me sentía como el rey del mambo. Fue un momento en el que me decía: “Tienes que tener cuidado para que no se te suba el éxito a la cabeza”. Afortunadamente he conseguido matener los pies a ras del suelo siempre.

 

-¿Le ayuda aislarse en su casa de campo?
-Mucho. Esa vivienda es mi joya. Tengo una casita en Sanabria, un lugar que descubrí hace años, que es un sitio tranquilo, ideal para cargar pilas. Allí me escapo en invierno. El resto del año divido mi vida entre Barcelona y Sabadell, donde tengo a mi familia y un lugar al que también le gusta ir a mi hijo, porque allí tiene a sus primos y abuelos.

 

-¿Cree que su hijo seguirá sus pasos?
-Sergio escucha mucha música, pero lo que verdaderamente le gusta es el deporte. A veces se empeña en cantar, pero lo hace fatal. Tiene doce años y ya calza un 43 de pie. Es muy fuerte, está enorme.

 

-¿Quién se alimenta más de quién?
-Ambos por igual. Mi hijo y yo tenemos una relación clara, transparente y sincera. Lo tengo conmigo cada fin de semana e intentamos disfrutar al máximo el tiempo que estamos juntos. Nuestro cariño es recíproco.

 

-¿Es su seguidor más exigente?
-Con él me está pasando lo que me ocurría con mis padres, y eso es divertido.

 

-¿Lo educa en la igualdad?
-Lo intento. Desde que era un crío siempre he intentado que cuando esté conmigo vea esas cosas como algo normal.

 

-¿Ha pensado en tener más hijos?
-No me lo he planteado, pero creo que ahora, con los años que ya tengo, me daría un poco de pereza volver a ser padre. Mi compañera tiene una sobrina con la que se le cae la baba. De tener otro hijo me encantaría que fuera una niña, lo reconozco, pero de momento no me lo he planteado.

 

-¿Por qué llegan más al corazón las canciones que hablan de desamor?
-Porque, cuando estás mal, tienes los sentimientos más a flor de piel. Y cuando estás enamorado, todo es armonía. Yo prefiero estar bien.

 

-¿En qué idioma suena mejor “te quiero”?
-Para mí, en catalán, porque es un idioma muy musical, muy parecido al italiano.

 

-El nombramiento de Carme Chacón como ministra de Defensa ha levantado una agria polémica, ¿qué le parece a usted?
-A mí no me llama la atención porque creo que las cosas tienden a normalizarse. Es más, me encantaría que hubiera una presidenta del Gobierno porque, cuando he tenido que trabajar con mujeres, he comprobado que son más estrictas y trabajan muy bien.

 

Entrevista realizada en Vhega, centro de estética, spa
y gabinete médico con nutricionistas y dermatólogos.
Calle Valle de Enmedio, 15. Tlfno: 91 376 49 88. Madrid.


Diez Minutos Móvil
  • Apps Diez Minutos

    Descárgate gratis* la aplicación de Diezminutos para Iphone o Android y llevarás tu revista siempre contigo.
    (*excepto coste de conexión a internet de las operadoras)

  • Diez Minutos en Orbyt

    Descárgate nuestro Quiosco Digital y podrás leer la revista en tu tablet, cuando quieras y donde quieras.

  • Alertas Diez Minutos

    Envía un mensaje a:
    Movistar: ALTA espacio DM al 797404 
    Vodafone:  ALTA espacio DM al 795543
    Precios (IVA incluido): MOVISTAR 0,73€/ MMS. VODAFONE:1,21€/semana.