Grandes estrellas sin Oscar

La gala de los Oscar nos ha dado grandes momentos aunque no todos hayan sido protagonizados por los premiados. Grandes estrellas del mundo del cine no han tenido la suerte de haber sidos galardonados, aunque nos han regalado su presencia en la ceremonia presentando uno de los premios o recogiendo la preciada estatuilla en nombre del verdadero ganador. ¡No te pierdas los vídeos de sus apariciones!

Lo más popular

Con motivo de la celebración de los Oscar, en la madrugada de este domingo 28 de febrero, rendimos homenaje a verdaderos mitos del celuloide que nunca recibieron la preciada estatuilla pero que su presencia hizo que las galas hayan sido inolvidables:

La espectacular actriz Marilyn Monroe nunca fue nominada, pero en 1951 presentó el premio a mejor sonido. Ésta fue la única ocasión en la que la actriz participó en la ceremonia de entrega de estos premios.

Publicidad

Lo más popular

Otra gran estrella que nunca fue nominada y que sólo asistió una vez a la ceremonia en 1963 como presentadora del premio a la mejor dirección fue Rita Hayworth. La actriz protagonista de "Mesas separadas", película en la que el resto de protagonistas fueron nominados al Oscar, se llevó una gran desilusión al no reconocerse su gran interpretación en el film.

A la actriz alemana Marlene Dietrich, a pesar de haber sido protagonista en más de 70 películas, la Academia nunca le otorgó el Oscar aunque fue nominada por su interpretación en "Marruecos". Tuvimos que conformarnos con disfrutar de su espectacular aparición en una gala en la que fue aclamada por todo el público al presentar el premio a la mejor película extranjera.

Bien distinto es lo que vivió Cary Grant, que a pesar de haber sido nominado dos veces, sólo se llevó un Oscar Honorífico. La primera vez que se subió al escenario de la gala fue para recoger el Oscar como mejor actriz en nombre de Ingrid Bergman. En esa ocasión la Academia se reconcilió con la gran actriz, que había sido repudiada por Hollywood y por América cuando en 1949 decidió abandonar a su marido e hija e irse a Italia a vivir su historia de amor con Roberto Rossellini.