Sandra Ibarra: "Juan Ramón y yo lo compartimos todo"

Pareja del periodista Juan Ramón Lucas, la modelo y empresaria, que ha superado dos leucemias, vive volcada en ayudar a los pacientes con cáncer.

Nadie al ver a Sandra Ibarra podría pensar que es la misma mujer que superó dos leucemias, que vivió un calvario por los efectos de la quimioterapia, pese a lo cual nunca perdió las ganas de luchar por recuperar su vida donde la dejó cuando la ingresaron con pronóstico reservado hace ya veinte años.

Publicidad

Nació en República Dominicana

Que Antonio Banderas le premie por su labor, ¿colma sus sueños?
Por supuesto, de igual manera que me gratifica el premio que he recibido en República Dominicana, donde inicié hace unos años una labor que he retomado con la doctora Catalina González Pons, implicada en su lucha por la prevención del cáncer.

¿En qué consiste su ayuda?
El gran avance en España ha sido precisamente convencer a las mujeres de que la prevención es fundamental, porque el cáncer cogido a tiempo se cura en un alto porcentaje. Es lo que pretendemos implantar en ese país, donde no existe ni un registro que permita saber cuántas mujeres lo tienen y en qué fase se encuentran.

¿Por qué en Santo Domingo?
Porque es mi otra tierra. Yo nací en República Dominicana, donde tengo mucha familia, y alguna hermana por parte de padre, y aunque no voy tanto como quisiera sí me siento muy ligada a la tierra donde están parte de mis raíces.

Baila el merengue y la jota

¿Tiene el corazón partido?
Lo tengo, pero de eso me he dado cuenta ahora, de ahí la ilusión que me hace poder aportarles algo de mi experiencia. Hace años di una conferencia en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y descubrí que allí estudió mi abuelo, y que mi bisabuelo desarrolló la zona colonial de Santo Domingo, por eso me siento ligada a ese país.

Tiene para escribir un libro.
Sí, porque mi abuelo fue el banquero de Trujillo. Era cónsul de Paraguay en Santo Domingo, y nosotros vivíamos en la sede de la embajada, en la Avenida de la Independencia 33, un lugar que ya no existe. Me hizo mucha ilusión visitar la clínica donde nací, y ver gente que se parece a mí, porque aunque he estado un montón de veces y ellos saben lo que he pasado con mi enfermedad, me apetecía dar el paso de colaborar con ellos.

¿Tiene muchas cosas en común con sus familiares?
El sentido del humor sobre todo, porque los dominicanos se ríen mucho, así como mi pasión por el mar, aunque lo cierto es que si me hablan de la Ribera del Duero también me emociono.

Dicen que lleva la música en la sangre.
Será porque bailo muy bien el merengue y la jota.

Publicidad

Sandra: "Para ayudar necesitamos que nos ayuden"

Ha demostrado que se puede ganar la batalla al cáncer.
Es tan importante haber encontrado un equipo de mujeres que quieren cambiar las cosas con humildad, con profesionalidad, dando pasitos. Las ONGs somos organismos de presión que ponemos el foco donde están los problemas reales con el fin de solucionarlos.

¿Cómo ha afectado la crisis al desarrollo de sus proyectos?
Ha sido durísimo, pero también porque hay gente que como te ven en los medios piensan que no necesitas nada. Para ayudar necesitamos que nos ayuden, y éste ha sido un periodo muy difícil porque quienes te ayudaban han dejado de hacerlo porque se han quedado en el paro o tenían otras prioridades.

¿Ha sido lo más grave?
Ha sido grave pero también la desaparición de las obras sociales de las Cajas de Ahorros ha supuesto un grave quebranto para nosotros.

¿A qué se debe esa falta de interés?
Seguramente a que las empresas no tienen responsabilidad a nivel corporativo, todo lo contrario de lo que ocurre en Estados Unidos, donde un americano va a una cena solidaria y desgrava el 90% de lo que ha pagado.

¿Necesitamos una Ley del Mecenazgo urgentemente?
Por supuesto, ya que se trata de una Ley que beneficia a todos, porque al final la filantropía es una actitud vital.

Sandra: "Juan Ramón me impulsó a crear la fundación"

¿Nos falta altura de miras?
Un ejemplo, si cuando nos lavamos los dientes cerramos el grifo, al final ahorramos millones de litros de agua. De ahí lo importante que es concienciarnos de que todos somos importantes y de que el trabajo de las ONGs debe ser transparente.

¿De dónde proceden las donaciones a su Fundación?
De personas e instituciones diversas pero no es suficiente. Si en una empresa con mil empleados cada uno de ellos donase un euro se podrían hacer muchas cosas.

¿Tiene un retrato robot de los voluntarios?
Los que menos tienen son los que más dan. La señora que trabaja en una portería y quiere colaborar con nosotros, o un pastor de Soria que nos había escuchado en Radio Nacional y quería saber si 10 euros sería suficiente porque no le iban a sacar de pobre.

¿Por qué una Fundación?
Fue Juan Ramón quien me impulsó a crearla, porque está muy concienciado con las causas de las mujeres.

¿La enfermedad humaniza?
Por supuesto, pues lo que para mucha gente es lo peor para mí ha sido lo mejor.

Publicidad

"El lema de mi vida es vivir cada día, plantearte objetivos cortos"

¿A qué se aferraba cuando las cosas se ponían feas?
A la esperanza. El lema de mi vida es vivir cada día, plantearte objetivos cortos, y vivir lo que toca en cada momento.

Hay una edad que solo se habla de enfermedades.
Ja, ja, yo ya la he pasado. ¿Tú sabes lo que es levantarte y que no te duela nada?

Con un horario como el de Juan Ramón, ¿cómo organizan su vida?
Es cierto que se levanta a las 5 de la madrugada pero es algo a lo que estoy acostumbrada. A esa hora, comprenderás yo duermo y, a veces, cuando vuelve no estoy por motivos de trabajo.

¿Favorece o perjudica a la pareja?
A nosotros nos gusta compartirlo todo desde que hace 12 años empezamos a salir. Hemos crecido mucho en este tiempo, y eso fortalece la pareja.

¿Les gusta viajar?
Mucho, por eso intentamos cuadrar agendas para poder estar con los amigos, con la familia, nosotros solos... Yo este verano por fin he empezado a montar a caballo que es una de mis grandes pasiones, porque me gustan mucho los animales y he encontrado un picadero en Miraflores donde hay una monitora maravillosa, que nos está enseñando a Juan Ramón y a mí cómo es la vida de los caballos.

"Nuestro regalo de aniversario ha sido un perrito"

¿Sabe que necesitan mucha mano izquierda?
Lo estoy aprendiendo, estoy aprendiendo su historia y a saber llevarlos, es un mundo apasionante. Este verano hemos recorrido a caballo la tierra de Juan Ramón y ha sido una experiencia vital muy gratificante. Unas vacaciones maravillosas.

La veo dueña de una cuadra.
De una cuadra no creo pero nuestro regalo de aniversario ha sido un perrito. Yo tenía dos cockers que fallecieron porque ya eran muy mayores, y después de un tiempo decidimos que había llegado el momento de tener otro. Se llama Sen, es un braco, y está malito.

¿Hace algún tipo de deporte?
Corro con los perros de unos vecinos por un bosque que hay cerca de casa. Si no tengo ganas de correr, ando, porque yo creo que en vez de hablar de mujeres 10, deberíamos hablar de salud 10.

Tiene buena genética.
Muy buena, sin olvidar lo imprescindible que es el deporte y una buena alimentación. Hay que aprender a romper los círculos de negatividad que nos impiden llevar una vida saludable.

¿Por qué compramos el mensaje de la mujer perfecta?
Yo hace tiempo que no lo compro, como no compro otros muchos, sí en cambio compro los que nos hablan de nuestros valores. Para mí son fundamentales los hábitos saludables y es en lo que he trabajado para estar mejor.

Publicidad

Sandra: "No echo de menos tener hijos, tengo sobrinos, perros, estoy muy llena"

¿Qué le ha enseñado la vida?
A estar con quienes me aportan cosas, porque los cuarenta es época de reenfocarte otra vez. A los veinte corres y corres, y a los cuarenta lo fascinante para mí es decidir lo que quiero hacer, algo que no siempre he podido llevar a cabo.

Vive un momento dulce.
Lo importante es que mi familia esté bien, que lo esté yo también, y poder hacer cosas útiles por los demás.

No tiene hijos.
No los echo de menos, tengo sobrinos, perros, estoy muy llena. Nosotros tenemos una casa en la que igual entran dos que una multitud.

¿Recuerda la última vez que le han dicho te quiero?
Hace unas horas, mi madre. Es una mujer estupenda, siempre ha estado a mi lado.

¿Quién es ella?

Nació. En Santo Domingo, el 1 de abril de 1974, aunque pasó su infancia en Medina del Campo, Valladolid, donde llegó con sus padres cuando tenía dos años. Su padre abandonó a su madre y a sus cuatro hijos para volver a su país.

Estudios. Ha estudiado Publicidad en la Universidad Complutense de Madrid.

Inicios. En 1991 recibió el titulo de primera dama de honor de Miss Castilla y León. A partir de entonces se introduce en el mundo de la moda.

Enfermedad. En 1995 le detectan una leucemia, que se le reproduce en 2002. Le debe la vida a su hermano César Antonio, gracias a que pudieron hacerle un trasplante de médula.

Trabajo. Ha escrito "Las cuentas de la felicidad. Hay vida durante el cáncer".

Preside la Fundación que lleva su nombre. Es embajadora del Padre Ángel y Mensajeros por la paz en Santo Domingo y Haití. Emprendedora como es ha creado la firma de ropa www.kioscordflysolidary.com

Familia. Desde el año 2005 está unida sentimentalmente al periodista Juan Ramón Lucas.

Publicidad

Su foto favorita

Nuestro regalo de aniversario ha sido un perrito. Se llama Sen, es un braco y está malito. 

Redes sociales ¿sí o no?
Las utilizo por trabajo, y en lo personal poco por falta de tiempo.

¿Qué le produce más satisfacción?
Entrar en una habitación de hospital y ver que el paciente empieza a comer porque he ido a verle.

Tacón alto o zapatillas de deporte.
Con tacones estamos mejor, los que llevo tienen 10 cm, y ando feliz por la vida.