Carolina Cerezuela y Jaime Anglada: "Nuestras parejas son nuestros mayores críticos"

Los dos se han encontrado en el camino y se han lanzado a esta aventura con la que están llenando locales de toda España. Ya tienen en mente su segundo disco.

Lo más popular

Hace más de dos años que se conocieron y poco a poco no sólo han conseguido acoplar sus voces a la perfección, sino que Carolina Cerezuela y Jaime Anglada también han descubierto una amistad muy profunda. Ellos dicen que son un grupo de tres: ellos dos y la guitarra. Llevan más de sesenta conciertos con su primer disco "Manzanas de caramelo" y en verano, aunque sigan con su gira, quieren meterse en el estudio para grabar su segundo disco.

Publicidad

¿Cómo surge esta idea de formar un dúo?

Carolina: Una amiga mía me habló de Jaime cuando yo estaba preparando una canción para una fundación. Y por casualidad nos encontramos en la cola de un avión y se lo comenté. Mi sorpresa fue que cuando ya salíamos del avión, se acercó y me dio la canción escrita en el billete. Después grabamos la canción y nos quedamos con ganas de más. Además, conectamos tan bien, que venía a casa a reuniones de amigos y cantábamos. La primera canción que cantamos juntos curiosamente fue "Manzanas de caramelo".

Lo más popular

Jaime, ¿no te dio miedo lanzarte a esta aventura?

No, al final en una carrera te encuentras obstáculos y compañeros de viaje. Yo justamente dejé de lado un disco que había hecho en mallorquín, porque me encuentro con Carol y creo que las dos voces funcionan.

La verdad es que se ve que os lo pasáis muy bien...

J: Yo no me considero músico, pero entre nosotros creo que hacemos un buen equipo para llegar a la gente.

C: Nuestra relación surgió de una manera natural y eso nos invitó a hacer esto.

Ya os sabéis vuestras vidas.

C: Somos nuestros mejores terapeutas. A nosotros nos encanta caminar y siempre que llegamos a una ciudad empezamos a caminar. Además de adelantar trabajo, hacemos terapia.

J: Nos conocemos desde febrero de 2015 y hemos cantado en 60 conciertos. Imagínate lo que sabemos el uno del otro.

Hay buena reacción del público.

C: La verdad es que en las ciudades donde hemos ido hemos tenido suerte. Yo empecé con esto sin pretensiones de ser cantante, yo sólo interpreto las canciones.

Es curioso, Jaime dice que tampoco se considera músico.

J: Queremos ser orgánicos.

C: Es que no tenemos pretensiones. Ojalá llenemos el Palacio de los Deportes, pero ahora lo que queremos es el acercamiento con el público.

¿Cómo llevan vuestra parejas que os llevéis tan bien?

C: Yo siempre digo que Jaime es la mejor versión de mi parte masculina –interrumpe Jaime para bromear: "Yo nunca pensé que mi parte femenina estuviera tan buena"–. Somos muy iguales. Curiosamente nuestras parejas son también tan iguales, porque dan el punto de sensatez.

J: De hecho, para encontrar ese punto de sensatez, quedamos con nuestras parejas para contarles este proyecto. No necesitábamos su aprobación, pero sí queríamos la objetividad por parte de ellos. Creo que son nuestros mejores fans.

¿Carlos Moyá, tu marido, no te dijo que estabas loca?

C: ¡No! Me dijo que le encantaba. Además de nuestros mejores fans, son nuestros mejores críticos.

J: Tenemos suerte de tener a nuestras parejas y de habernos encontrado.

Además los dos sois padres.

C: Mi agenda es relativamente complicada, pero tengo la ventaja de que sé el calendario de Carlos con un año de antelación y voy planeando las cosas en función de eso. Si no está Carlos, yo no paso más de una noche fuera de casa. Además, Jaime es un padrazo, en el sentido de recogerlos en el cole y bañarlos.

Jaime, has animado a Carolina a componer.

J: Sí, espero que en el próximo trabajo nos regale otra canción.

C: Me animaron tanto Jaime como Carlos, pero no lo vuelvo a hacer, porque Anglada escribe muy bien.

En este primer disco, habláis de amor y desamor, ¿los dos estáis enamorados?

J: No siempre son biográficas. No es un terapia. Los aeropuertos están llenos de vida.

¿Cómo os describiríais el uno al otro?

C: Es una persona que sabe encajar todo. Es muy autocrítico, excesivamente comprensivo, incluso inocente. Lo que más me gusta es su predisposición a la risa.

J: Es una persona valiente y atrevida. Según la he ido conociendo descubro una chica muy generosa, humilde, trabajadora, le gusta tener las cosas bajo su control. Y lo que me encanta es que es muy coqueta, la llego a mirar a escondidas.

¿Y lo que os molesta?

J: Nos hemos conocido tanto que no nos permitimos un fallo el uno del otro. Nos exigimos mucho. El testigo de las peleas que yo he tenido con Carol ha sido su marido.

C: Carlos ha tenido que mediar mucho. Los dos somos muy temperamentales y discutimos mucho.

Las broncas fortalecen la relación, como si fuera una relación de pareja.

J: Si esto continúa van a suceder muchas más broncas.

C: Los dos defendemos mucho lo que queremos y cuando trabajas con la música, lo estás haciendo con sentimientos.

More from Diez Minutos: