Carolina Ferre: "Ya tocaba volver al trabajo"

En los últimos años ha estado dedicada casi por completo a sus tres hijos y acaba de reincorporarse al mercado laboral con el programa 'Vidas en orden'.

Lo más popular

Es tal cual se la ve: guapa, lo más obvio, y muy simpática. Así se muestra en esta sesión, que realizamos en un restaurante indio ("estuve hace años en India, con la Fundación Vicente Ferrer, y fue una experiencia emotiva y que te marca", dice) de Madrid, ciudad en la que graba el espacio "Vidas en orden", de Ten. Y entre grabación y grabación en la capital, la alicantina, de 42 años, aún ha sacado tiempo para participar en "Tu cara no me suena todavía" (Antena 3),

Publicidad

¡Lo que te gusta cantar!

No tengo yo facultades, pero morro, mucho.

¿Qué tal tu nueva experiencia televisiva?

Muy bien. La mayor novedad para mí es salir de un plató, patearme la calle y ver a un montón de gente y sus casas para ayudarles a cambiarlas y, por ende, sus vidas. Y siempre junto a la coach Alicia Iglesias.

¿Tú sigues esta filosofía?

Claro, y el día que tengo libre me dedico a ponerla en práctica, como la técnica del doblado vertical. Esto te engancha, ahora sólo tengo ganas de volver a casa para ordenar los armarios (risas).

Lo más popular

¿Tu vida está en orden?

Empieza a ponerse en su sitio. Estos dos últimos años han sido una montaña rusa, pero es lo normal teniendo mellizos (Paulina y Tomeu, 2014) y con otro niño más (Milo, 2007), que también necesita atención, con la familia lejos…

¿Ha sido una época de renuncias?

Sí, pero ya está asumido, aunque da rabia que las mujeres que queremos ser madres tengamos que renunciar durante un tiempo al trabajo, seguramente cuando estamos en nuestro mejor momento profesional. Si después tienes la suerte de volver a trabajar, pues te incorporas con fuerzas renovadas y con muchas ganas, porque también te apetece volver a ser tú.

¿Cómo llevas ser madre de familia numerosa?

Bien, pero no entraba en mis planes. Con Milo estaba muy feliz, pero fui a por un segundo hijo para darle un hermano, porque vengo de una familia numerosa y porque quería volver a ser madre antes de los 40, ¡y vinieron dos!

¿Qué opinan de tener a su madre fuera de casa?

Ya están acostumbrados a tener a otra gente en casa, porque siendo tres tienes que echar mano de familiares, amigos…, que me cubren cuando yo no estoy. Pero no paso más de cuatro noches sin los niños. Además, esto es temporal y a la que puedo me escapo. Les he dedicado todo mi tiempo y mi vida durante dos años y medio, y ya tocaba volver al trabajo.

Ahora vives en el campo.

Sí, mi pareja (el realizador de publicidad Yury Alemany) y yo vivíamos en Barcelona, pero hace cinco años decidimos irnos a una masía en Girona, y estamos encantados de criar a los peques en el campo.

Ser madre no ha supuesto muchas renuncias

Hay quien reniega de la maternidad, o al menos dice que no es tan idílica.

Yo entiendo a todo el mundo. Cada uno la vive como quiere o como puede, e intento no juzgar a nadie.

Samanta Villar se atrevió a decir: "Tener hijos es perder calidad de vida".

Ella y yo tenemos muy buen rollo, la preparé para lo que era tener mellizos… Pero es cierto que tener un niño te trastoca la vida, para lo bueno y para lo malo. En mi caso ser madre no ha supuesto muchas renuncias, porque ya había hecho muchas cosas antes. ¡Y los niños crecen!

¡Es que tú te has realizado muy pronto!

Empecé en Canal 9, con 21 años, y me ha dado tiempo a hacer mucho.

Y ahora estás lista para dedicarte más de lleno a la tele.

Sí, es el momento, ya lo necesitaba también.

¿A qué te refieres?

Vuelvo a casa más contenta. Soy feliz por naturaleza y ahora tengo otra motivación, lo paso bien fuera de casa. Y los niños me ven de otra manera.

¿Cómo has encontrado la tele durante tu ausencia?

Hay mucho programa nuevo, algunos "low cost"; otra gente, yo por ejemplo trabajo con un equipo de gente muy joven, y la crisis se ha notado.

¿Echas de menos a alguien?

La mayoría está en activo.

Nadie es imprescindible ni en la tele ni en nada

Paula Vázquez se quejaba de la ausencia de muchos rostros, incluida el suyo.

Esto son ciclos, igual porque no hay cabida para todos o porque están de moda otros rostros. Pero es cierto que hay que contar con la gente con un nivel de profesionalidad y que lleva tiempo sin salir en la tele, como es el caso de Paula o el mío. Pero hay que pensar que nadie somos imprescindibles, ni en la tele ni en nada, y tenemos que reciclarnos.

¿De no trabajar en la pequeña pantalla, en qué te verías?

Mi padre se dedicaba a la radio, se ha escuchado mucho en casa, y lo de la tele nunca se me pasó por la cabeza, hasta que llegó. Cada vez pienso más que me encantaría seguir mi carrera en las ondas, pero no le haría ascos a un magazine

Hay gente que te sigue asociando a Andreu Buenafuente.

¿En serio? Puede ser, ha sido mi única relación mediática. Salimos en las revistas, pero no fue buscado, soy muy celosa de mi intimidad. Somos amigos, nos llamamos y un día iré a "Late Motiv", pero no estaré en el programa de invitada, sino de público.