Gemma Mengual: "Me siento como si tuviera 30 años"

Recién cumplidos los 40, la mejor nadadora de sincronizada española de todos los tiempos vive una etapa pletórica. El próximo 14 de julio estará, como entrenadora, en el Campeonato del Mundo en Budapest.

Lo más popular

Viendo su espectacular físico cuesta imaginar que acaba de cumplir40 años. Lleva una vida sana por exigencias de su trabajo, pero no se priva de aquello que le gusta, el sushi a la cabeza. Nos la llevamos al hotel La Mola, en medio de un parque natural, y nada más ver la espectacular piscina, pregunta con una sonrisa casi infantil si podrá lanzarse al agua en alguna de las fotos. Porque el agua sigue siendo el hábitat en el que se siente más a gusto.

Publicidad

¿Cómo vives tu nueva etapa fuera de la piscina?

Más que una entrenadora o asesora técnica soy una "chica para todo". Mi cargo no tiene un nombre específico, estoy para lo que me necesiten. Aunque ahora me encargo del dúo mixto.

¿Por qué esta disciplina?

Porque fui la primera que la nadó y me hacía ilusión repetir como entrenadora.

¿Qué aportas tú como la mejor nadadora de sincronizada que ha dado este país?

Supongo que un poco de todo: experiencia, cercanía y unas sensaciones positivas. El año pasado hice un reciclaje general que he aplicado a mi nueva función.

Lo más popular

¿Echas de menos el agua?

Sinceramente no, porque la tengo a un palmo. Y me puedo lanzar cuando quiero. Siempre llevo encima un bañador por si acaso (risas).

Los Juegos de Río fueron un regalo caído del cielo

¿Cuántas horas le dedicas al agua cada día?

Unas cuatro en el Centro de Alto rendimiento de Sant Cugat. El resto del día es para cosas mías.

¿Seguro que en los Juegos de Tokio de 2020 no te veremos bajo el agua?

No. Los Juegos de Río fueron un regalo caído del cielo, pero justo. Me lo merecía porque a Londres no fui, forzada por alguien a dejarlo.

¿Te refieres a Tarrés?

Sí, pero eso es agua pasada. No quiero remover algo que ya conté en mi libro.

¿Puede una mujer a los 40 mantenerse en la élite de la sincronizada?

Es difícil pero hay casos de algunas mujeres que lo han alargado. Aunque creo que la única que lo ha hecho hasta tan tarde y siendo madre a la vez he sido yo.

El próximo 14 de julio comienzan los Mundiales de Budapest, ¿qué expectativas tienes?

Tras el fin de un ciclo, toca volver a tener esperanza en las medallas. Hay cambios continuos y creo que va a ser bueno. Ona Carbonell traerá medalla seguro y habrá otras sorpresas.

Entrenas a Pau Ribas, el Billy Elliot de la natación. ¿Es un ejemplo de normalización?

Él entrena en una disciplina rodeado de chicas. Me encantaría que hubiera muchos más Pau Ribas. Le da un toque distinto.

"Nosotras somos más ágiles bajo el agua"

¿Son distintos hombres y mujeres bajo el agua?

-¡Sí, lo somos! Los hombres tienen menos flotabilidad, tienen más fuerza explosiva pero a la vez son menos elásticos, normalmente. Tienen otra forma de moverse, a no ser que vengan de la danza. Nosotras somos más ágiles.

Acabas de entrar en los 40, ¿cómo te sientes?

Sinceramente, como si tuviera 30 años. No he notado el cambio para nada. Mi vida cambió realmente cuando tuve a Nil, mi primer hijo. Pasé de ser una mujer centrada en el trabajo y mi entorno a volverme más responsable y ver la vida desde otra perspectiva.

A Río de Janeiro te llevaste a tus dos hijos. ¿Harás lo mismo en Budapest?

Aquello fue la mejor decisión que he tomado en mi vida. Quise compartirlo con Nil y Joe y lo disfrutaron. Antes de lanzarme al agua, sabía que estaban cerca y aquello fue brutal. Esta vez, la situación es distinta porque voy como entrenadora.

Son dos largas semanas. ¿Con quién los dejas?

Enric ya está temblando porque le parece mucho tiempo (risas). Los hemos apuntado a un escuela de verano y mi madre nos ayuda.

¿Les gusta el agua?

¡Les encanta! Son dos peces. Los dos han aprendido de manera muy rápida. Tiene lógica, porque desde muy pequeños el agua ha sido parte de su medio natural. Antes de los 3 años les quité los manguitos. Mi objetivo era que perdieran el miedo pronto.

¿Te gustaría que fueran nadadores profesionales?

Me da igual. Nil es muy bailongo aunque es menos ligero que Joe, que se mueve en el agua con una soltura impresionante. Lo que hace Nil es imitarme dentro del agua y nos morimos de risa.

¿Te acompañan a tus entrenamientos?

Siempre que pueden. Ahora que han acabado el colegiovienen conmigo de vez en cuando.

Y este verano, ¿qué planes tienes?

Voy a impartir unas clases a un campus cerca de Bolonia y me llevo a mi familia. Luego, como cada verano, nos escaparemos unos días a Formentera, a finales de agosto.

Textos: David Ruiz. Fotos: César Núñez. Ayudante de fotografía: Marc Llibre. Estilismo: Debora Traité. Maquillaje y peluquería: Rafit Noy para Avene. Agradecimientos: Hotel La Mola. Teléfono: 937 367 267 . Es un hotel de 4 estrellas en el Parque Natural de Sant Llorenç, con 186 habitaciones, 5 salas de spa y 2 piscinas.