Sandra Bullock: "Trabajar con niños me ha convertido en mejor actriz"

Ha estrenado la película 'Tan fuerte tan cerca', en la que interpreta a una mujer que pierde a su marido en los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York. Ella misma cuenta que el 11-S estaba muy cerca de lugar en el que se sudecieron los hechos.

Lo más popular

Nadie en Hollywood pasó por tantos cambios en los dos últimos años como Sandra Bullock. Empezando por el Oscar que ganó como Mejor Actriz por su papel en “The Blind Side” (Un sueño posible) y siguiendo por el divorcio de Jesse James y la adopción de un bebé completamente sola. Dos años después de retomar las riendas de su vida y su trabajo, la actriz regresa a la gran pantalla con la película “Tan fuerte, tan cerca”, que protagoniza junto al actor Tom Hanks y que muestra los grandes cambios que sufrieron las personas que sobrevivieron al ataque terrorista de las Torres Gemelas.

Publicidad

-Es la primera película que estrena después del giro que ha dado su vida, ¿pensó en dejar la actuación para dedicarle tiempo completo a la maternidad?
-Simplemente estaba feliz con ser mamá. Todavía lo estoy. La maternidad se convirtió en mi prioridad. Cualquiera que fuera la siguiente oportunidad que podía cruzarse en mi camino tenía que ser increíble para mí y mi hijo. Ya no vivía los típicos momentos egoístas de una actriz.

Lo más popular

-Los hechos de la película transcurren en Nueva York, ¿cuáles son los primeros recuerdos que tiene sobre la ciudad?
-Mi padre (profesor de canto norteamericano) daba clases en Nueva York y mi madre, cantante de ópera, también iba a esa ciudad a cantar. Mi primer recuerdo es cuando mi madre me llevó a ver “All

-¿Aquella experiencia hizo que se convirtiera en actriz?
-En aquel momento quería ser bailarina, pero sabía que no podía serlo porque soy una mujer demasiado grande para algo así. Pero sí me influyó. Siempre que íbamos a Nueva York nos alojábamos en un pequeño apartamento con una enorme cocina-armario. Dormía en el suelo o los sillones, pero nunca me sentí fuera de lugar en Nueva York. Siempre es así, a menos que seas un turista muy mal vestido con medias negras y sandalias. Pienso que debería ser ilegal vestirse así (risas).

-La película que acaba de estrenar se centra en la vida de un niño, su hijo en la ficción, que pierde a su padre en el atentado del 11-S, ¿es cierto que estaba en el Hotel Tribeca Grand de Nueva York justo cuando sucedió el ataque terrorista a las Torres Gemelas?
-No estaba en el Hotel Tribeca Grand, no quiero darle publicidad al lugar, pero tenía una vista completa de las dos torres.

-¿Y es cierto que fue la primera artista que estrenó una película en Nueva York después del ataque terrorista?
-Sí, estrenamos “Amor con preaviso” (con Hugh Grant) justo después de los atentados y fue brillante.

-¿Es por eso que no pudo rechazar tu último trabajo “Tan fuerte, tan cerca”?
-No podía rechazar la película, porque siempre quise trabajar con el director Stephen Daldry, desde que vi el filme “El lector”. Quedé asombradísima. Y no pensaba en volver al trabajo todavía pero, cuando vino Stephen a casa y hablamos sobre mi personaje, me gustó que mostraran el punto de vista del hijo, porque no siempre apreciamos a nuestros padres como realmente deberíamos.

-¿El rodaje de esta nueva película trajo malos recuerdos del 11-S o ayudó a llevar semejante luto?
-La forma en que se cuenta la historia, desde los ojos de un niño, me permitió revivir el luto de aquel entonces. Como adultos, no permitimos que la gente viva un luto, y creo que es importante. Deberíamos permitirnos hablar sobre temas así. En la película, Óscar tiene una escena maravillosa donde habla de los hechos. Nunca podremos cerrar este asunto del todo. Yo estuve ahí. Lo vi. Vi al segundo avión. Vi la gente. Vi gente ayudando gente. Y eso, para mí, resuena en Nueva York. En apenas un segundo vi que toda la ciudad se reunía para ayudar de una forma que ni siquiera hubiera pensado el día anterior. Yo tampoco lo pensé, pero nadie lo cuestionó cuando pasó. Por eso tengo tantos recuerdos, tantas emociones. Algunos todavía ni los registro, porque la mente no te lo permite. Sólo espero que nunca me dejen las vibraciones de todo lo que viví, porque me permitió darme cuenta de muchas cosas que nunca antes había imaginado. Será por eso que no quiero cerrar el tema, para bien. Pero mientras la gente hable y viva el luto, vale la pena. Y creo que esta película permite hablar sobre los hechos que suceden en nuestra vida.

-Aunque sea la historia de un hombre y su hijo, el rol de la mujer es importante para que ellos, estando de luto, muestren sus verdaderas emociones.
-Es un punto bastante hermoso permitir que los hombres de diferentes generaciones vivan un duelo. Hasta los animales lo viven, pero nosotros podemos articularlo con palabras. Creo que es un don, lástima que no lo aprovechemos siempre, especialmente los hombres. Es injusto. Las mujeres podemos caernos sin problemas. Por eso, me encanta cuando la película muestra el dolor de dos generaciones y cómo se curan hablando y escuchando.

-Ahora que también es madre en la vida real, ¿cómo fue tener un hijo como el actor Thomas Horn, que interpreta este papel?
-Es un sentimiento que reflejo por completo. Siempre ruego sentirme muy maternal con cualquier niño con el que trabaje. Interpreté a madres antes, pero siempre tuvieron un contexto mucho más liviano. Nunca tuve un conflicto parecido, con tanta profundidad. Y como actriz, fue fácil amarlo y demostrar la frustración. Me ayudó en mi trabajo, me encantó construir la relación de nuestros personajes con Thomas. Dicen que no hay que trabajar con perros ni niños. Y yo siempre termino trabajando con ellos. Trabajar con ellos me convirtió en mejor actriz.