Anabel Pantoja se derrumba en 'Sálvame' al analizar su vida

La sobrina de Isabel Pantoja se vino abajo al hablar de su su tía Isabel; de su padre, de sus primos Isa y Kiko; hablar de su peso y recordar su infancia en Cantoria.

Lo más popular

Anabel Pantoja no pasa por un buen momento, y es que la sobrina de Isabel Pantoja está atravesando una época en la que ya se sabe públicamente que su tía no soporta que se gane la vida como colaboradora en 'Sálvame'.

Eso, sumado a la mala relación que existe entre algunos de sus familiares, no hace sino aumentar una tensión que este martes explotó en una entrevista que se marcó Anabel en el espacio de Telecinco...

Publicidad

Sentada ante sí misma, no dudaba que se enfrentaba a una dura entrevista: "Estoy preparada para todo pero sabes que soy Pantoja. Así que… ", comenzaba, y la cosa no fue a mejor recordando su infancia, en la que su padre le fue arrebatado por la distancia con tan sólo 6 años: "Yo me tuve que criar con mi abuela materna, porque mis padres han estado separados, mi madre tenía que encargarse de trabajar y el poco tiempo que tenía me lo dedicaba a mí. Otras veces pasaba grandes temporadas en casa de mi tía Isabel", relataba.

Lo más popular

Sobre su padre, no pudo mentir: "La verdad es que de mi padre tengo pocos recuerdos. A los seis añitos él ya no estaba en casa. Tengo anécdotas buenas que me cuenta mi yaya. Tenía una obsesión con que yo fuera oliendo a limpio, me echaba colonia cuando me levantaba, cuando salía de la casa y cuando llegaba. A los 6 años hubo distanciamiento. Después hemos retomado eso que nos debíamos los dos, a causa de lo que ha pasado, y estoy orgullosa y contenta de haber podido recuperarle".

Y añade sobre su padre y su salud: "Sé que me quiere, soy su única hija, y quiero que él se recupere, que esté bien y que disfrute un poco de todo ese tiempo que a lo mejor no hemos podido estar juntos".

"¿Sientes a Kiko e isa como si fueran nuestros hermanos?", se preguntó a sí misma. "Siempre lo han sido. Kiko estaba antes, por edad hemos estado siempre juntos, pero cuando llegó Isabel era nuestra niña, nuestro bebé, la trataba como una muñeca. Para mí han sido los hermanos que no he tenido", respondió sincera.

En contra de lo que opine su tía sobre su trabajo, lo cierto es que ella en 'Sálvame' está "por gusto", además para pagar las facturas, y asegura que nadie le ha pedido que les defienda en el programa: "Aunque sea difícil de creer, ninguno de los dos me ha pedido que los defienda nunca. Estoy trabajando aquí por mí, son mi familia y me duelen los dos".

A pesar de luchar por que ambos (Kiko e Isa) se lleven bien del todo, al final es muy complicado que no choquen, y así lo contó Anabel: "He intentado que haya una armonía, pero cada uno hace lo que quiere. No tienen esa relación íntima de hermanos pero es verdad que luego ellos se resuelven y no me ha hecho falta mediar".

Sobre si en Cantora es posible que todos sean una familia feliz, tuvo que ser muy sincera: "Esa pregunta se la deberías hacer a las personas que tienen el problema", se contesta a sí misma, y es que cree que "por protocolo, deberían ceder los jóvenes, porque, aparte, el conflicto lo tiene mi prima, no yo".

Publicidad

Aun con todo, Anabel no puede negar que ella con su familia paterna se lleva a las mil maravillas a pesar de que, entre ellos, la historia sea otra: "Mi tía Isabel siempre ha estado ahí. Sé que su ilusión siempre fue tener… una niña, y bueno nací yo a los dos años de nacer Kiko. Es verdad que se volcó mucho conmigo, me regalaba muchas cosas. Y siempre estaba pendiente de mí. Hemos estado mucho tiempo juntas, me ha reñido cuando me he portado mal... ha actuado como una madre".

En cuanto a sus primos, dice llevarse muy bien con los dos, pero reconoce que, al principio, siempre tuvo mejor feelieng con Kiko Rivera: "Kiko estaba antes, por edad hemos estado siempre juntos, pero cuando llegó Isabel era nuestra niña, nuestro bebé. Yo la trataba como una muñeca. Para mí han sido los hermanos que no he tenido".

Lo más popular


Al escucharse hablar sobre todos estos temas, Anabel no pudo evitar echar la lágrima y llorar, sentada en el butacón frente a la pantalla, mientras se veía contar algunas de sus intimidades, pero sobre todo por los recuerdos de su padre, su abuela y el resto de su familia...

"Me ha emocionado ver… De cuando mi madre trabajaba y tenía que dejarme donde mi abuela... luego mi abuela falleció... y mis épocas de Cantora. Tengo vídeos, y veo a mi padre que él necesitaba presumir de su niña. Nosotros, mi madre y yo, nos fuimos a casa de mi abuela", contaba en plató intentando no sollozar.

Anabel tampoco quiso dejar atrás uno de los temas que más quebraderos de cabeza le ha traído: "Siempre he sido una niña con un poquito de sobrepeso. Lo pasaba mal cuando iba a comprar ropa. Y el tema chicos influye: cuando me pusieron el anillo gástrico me cambió la vida. Si vuelvo atrás, lo habría repetido", afirmó antes de añadir que lo pasó muy mal, sobre todo cuando se metían con ella: "Al principio por el tema del físico muchísimo: 'Ahí va la gorda', 'la gorda de la Pantoja', 'la cara dura esta'… pero bueno. Al principio me afectaba ya no".

A pesar de que algunos de sus compañeros critiquen que no tiene estudios, ni oficio ni beneficio y que debería dar las gracias por tener una silla en 'Sálvame', Anabel les quiso poner un punto en la boca confesando que también trabaja con su tía: "Soy su asistente personal tanto dentro como fuera del escenario. Es una de las mejores cosas que me ha podido pasar, me parece una genio como las que se han ido ya, y de las personas de las que todo el mundo hablará cuando pasen muchos años", se autorespondió.

More from Diez Minutos: