Caritina: "Vivo de alquiler porque no quiero estar con el agua al cuello"

La hija de Cari Lapique abre su corazón a Rosa Villacastín.

El esnobismo no va con ella. Quienes conocen a Caritina -hermana de Carla e hija de Cari Lapique y Carlos Goyanes, dos iconos de la sociedad madrileña-, lo saben. Entre otras razones porque se trata de una mujer sincera, con ideas propias y sin complejos, convencida como está de que a las personas hay que juzgarlas por lo que valen y no por lo que pesan.

Licenciada en Derecho pronto se dio cuenta de que lo suyo era la cocina, lo que la empujó a montar su propio negocio, una empresa de catering de reconocida solvencia. Un trabajo que intenta conciliar, no sin dificultad como la mayoría de las mujeres, con su papel de madre de dos pequeños.

Publicidad

"Nunca me imaginé que se podía querer tanto a los hijos"

¿Cómo le ha cambiado la vida en estos 10 años de matrimonio?
Me ha cambiado totalmente, no sólo porque al casarte empiezas a compartirla con otra persona, y eso no siempre es fácil, también porque al llegar los hijos la responsabilidad es mayor. Antes de casarme sólo pensaba en mí, cuando eres madre pasas a un último lugar.

¿Alguna vez pensó que tendría un sentimiento tan acusado de la maternidad?
No, creo que cuando te hablan del instinto de maternidad no te imaginas lo que sientes hasta que lo vives. Nunca me imaginé que se podía querer tanto a los hijos, con una entrega tan desinteresada. Tenemos la suerte de tener dos niños súper cariñosos.

¿Y cómo es él, cómo es Pedrito, la pasión del abuelo Carlos?
A mis hijos les quiero y les adoro por igual, pero Pedrito es un niño muy sensible y espabilado para su edad, que se ha convertido en inseparable de mi padre, pero también de mis suegros que le adoran. Intentamos mantener la distancia para educarle, pero eso con mi padre es imposible, porque se lo lleva a tomar el aperitivo, a jugar, a andar con él...

¿Con ustedes era tan padrazo?
Siempre ha sido muy niñero, él nos consentía más que mi madre, nos lo consentía todo, pero no tanto como a mi hijo. Mi padre nunca se ha bañado con nosotras en el mar y, sin embargo, con Pedrito lo hace.

¿Su madre también ejerce de super abuela?
Los dos han sido muy cariñosos, pero mi madre era de las que se iba al parque con nosotras, los viajes los hacíamos todos juntos, y eso es algo que yo intento repetir con mis hijos. Ese sentimiento tan familiar que tienen mis padres y que nos han transmitido.

"El terrorismo me preocupa mucho

¿Cuál es su mayor preocupación como madre?
El terrorismo me preocupa mucho, me crea mucha incertidumbre, porque veo lo que está pasando en países cercanos. A nuestros hijos intentamos inculcarles los mismos valores que nos inculcaron nuestros padres: que sean honestos y buena gente.

¿Los niños de hoy están súper protegidos?
Yo me acuerdo que tenía muchas discusiones con mi abuela cuando castigaba a mi hijo, y ella me decía: déjalo en paz, que ya tendrá tiempo de sufrir. Sin embargo, creo que a los niños hay que enseñarles a no tener miedo, para que sepan enfrentarse a los problemas cuando los tengan.

¿Es así como le educaron a usted?
Yo recuerdo que mi vida era de color de rosa hasta que se mató un amigo de 18 años, y me topé con una realidad que desconocía. Son cosas que pasan, por eso hay que enseñarles a enfrentarse a una realidad que está ahí.

Se está discutiendo si los menores deben llevar deberes a casa o no.
-Yo no estoy en contra de que se les ponga deberes porque estudié en un colegio muy estricto y creo que a los niños hay que prepararles para hacer frente al futuro. Mi hijo sabe que los viernes tiene que hacer los deberes para disfrutar del fin de semana. Ellos ven que yo trabajo sábados, domingos y en vacaciones, porque no hay otra opción.

Les educa en la igualdad?
Totalmente, nosotros hacemos mucha vida familiar con Carla y sus hijos, y Cari, mi hija, es una más. Le ponen el uniforme del Real Madrid, juega de delantera, yo creo en la igualdad y en la igualdad de oportunidades, pero también que hay cosas más de hombre que de mujer.

Póngame un ejemplo.
No he puesto una rueda al coche en mi vida, son cosas de las que se ocupa mi marido porque a además de no saber no me interesan. Y así un montón de cosas más.

Publicidad

"Empecé a trabajar en un despacho de abogados"

¿Antonio colabora en la casa?
Por supuesto, hay cosas que hago yo y otras él. Por eso intentamos educar a nuestros hijos de la misma manera.

¿En las parejas todo se puede negociar?
No lo sé, para nosotros la convivencia fue muy complicada, ya que yo estaba acostumbrada a vivir sola, después te vas acoplando poco a poco. Al principio establecíamos turnos estrictos para hacer la compra hasta que nos dimos cuenta de que así no podíamos seguir, porque cada uno tenía que ver qué tiempo libre tenía. En el fondo yo soy bastante amoldable en el día a día porque no me gustan las normas.

¿De quién ha heredado la vena emprendedora?
No lo sé, yo empecé a trabajar en un despacho de abogados pero no me gustaba, estaba deseando acabar las prácticas para marcharme. El mundo de la cocina siempre me ha gustado, y decidí embarcarme en una aventura que se ha convertido en mi pasión.

¿Apellidarse Lapique-Goyanes le ha ayudado?
Cuando yo comencé, a los 23 años, vivía en casa de mis padres y no tenía obligaciones de ningún tipo, eso me ayudó, pero también he trabajado mucho, he tenido suerte y un equipo de gente profesional.

¿En lo profesional se ha sentido respaldada por los suyos?
Totalmente, gracias a mis padres y a mi marido yo estoy tranquila porque sé que mis hijos están cuidados cuando trabajo. Yo no necesito que me ayuden económicamente pero sí con mis hijos.

¿Alguna vez ha sentido la tentación de quedarse en casa?
Si me tocara el euro-millón es posible, de otra manera no lo veo factible. Estar con mis hijos me encanta y todo mi tiempo libre es para ellos, pero la realidad es que tengo un trabajo con el que me realizo.

"No tener que pedir dinero a nadie es básico"

¿La independencia económica le permite disfrutar de libertad?
No tener que pedir dinero a nadie es básico, y tener la mente ocupada con asuntos que no sean estar todo el día pendiente de los niños, me parece fundamental. Yo necesito trabajar para vivir porque con lo que gana mi marido no podríamos hacer las cosas que hacemos.

¿En su trabajo se ha notado la crisis?
Sí, a la hora de organizar un evento, una boda, una fiesta, piensan más cómo y en qué gastan su dinero. Hay empresas que se han visto afectadas por la crisis, y gente que se metió en hipotecas sin pensar que si perdía el trabajo no podrían hacer frente a esos gastos. No es mi caso, yo vivo de alquiler porque no quiero vivir con el agua al cuello.

¿Ahora valoramos más las pequeñas cosas?
Por supuesto, todo se mira más. También tengo que decir que yo en mi trabajo noto que las cosas van mejor, lo que no impide que a veces la gente contrate lo mínimo pero exija lo máximo por un servicio que no está pagando.

¿Se ha impuesto el bajo coste?
La calidad se paga y al final lo barato sale caro, Rosa. Por ejemplo, es importante tener un fondo de armario bueno y después echar mano de complementos que le den un tono distinto.

¿Qué no falta en su fondo de armario?
Un vaquero, un pantalón negro, camisas blancas, camisetas, un vestido negro normal, éste que llevo es muy cómodo.

¿Para cuándo las tallas reales para mujeres reales?
Las tallas grandes ya se pueden comprar en muchos sitios, ropa bonita, y de diseño.

Publicidad

"Las dietas sirven para muy poco"

¿Cómo es su relación con las dietas a día de hoy?
Malísima, malísima. Yo creo que las dietas sirven para muy poco. Yo siempre que me pongo a dieta me obsesiono con lo que voy a comer o cenar, es una tortura. Al final lo que hay que hacer es comer sano, menos cantidad y con orden.

¿Utilizó la hipnosis para adelgazar?
Es cierto y funciona, porque con la hipnosis se te olvida comer, pero como con todo hay que tener cuidado. Por experiencia sé que al cuerpo no hay que maltratarle, hay que cuidarle y cuidarle bien.

¿La imagen y la salud deben ir unidas?
Para mí la imagen no ha supuesto nunca ningún problema, es más, me da igual, pero la salud sí me importa. Cuando yo me partí la pierna esquiando, si hubiera pesado 30 kilos menos, no me hubiera roto la rodilla.

¿Nunca le ha acomplejado la gordura?
No, si estoy sana no me importa estar como estoy, porque tengo amigas muy delgadas que están locas por engordar, de manera que lo importante es ser feliz con lo que tienes y como eres.

¿Cómo es la relación con Carla, su hermana?
Somos muy distintas, nada que ver la una con la otra, pero nos queremos y apoyamos muchísimo. Tenemos la suerte de que nuestros maridos también se llevan muy bien.

Caritina en pocas palabras

¿Qué le pide a la vida?
Salud, amor, y que nos quedemos como estamos.

¿Qué no debe faltar en una cena de enamorados?
El vino blanco o un buen cóctel, algo de marisco, y chocolate.

¿La vida ha sido generosa con usted?
Yo le estoy muy agradecida.

¿Prefiere regalar o que le regalen?
Regalar me gusta más.

¿Duerme bien?
A pierna suelta, incluso cuando los niños eran pequeños.

Publicidad

La foto favorita de Caritina Goyanes

"Esta foto la tomamos en Formentera, en un viaje que hicimos los cuatro, y creo que es la imagen de la felicidad de Pedro y Cari, nuestros hijos", nos cuenta Caritina.

Ficha y firma de Cartina Goyanes

Nació en Madrid, el 10 de noviembre de 1977. Es la mayor de las dos hijas de Carlos Goyanes y Cari Lapique. Nieta de la baronesa de Villamiranda.

Estudios Licenciada en Derecho, hizo un master en Bolsa y en Derecho de Comunicación.

Trabajo En la actualidad es propietaria del catering "Six-Sens", aunque popularmente se conoce su empresa como "El catering de Cari".

Ha sido imagen de varias firmas de tallas grandes, entre otras, Couchel, que comercializa El Corte Inglés.

Familia Está casada con Antonio Matos, con el que tiene dos hijos, Pedro y Caritina.