La esposa de Paco González abandona la UCI tras la agresión de dos fanáticos

La mujer del periodista deportivo Paco González ya está fuera de peligro, después de haberse recuperado en la UCI de las puñaladas que recibió de dos fanáticos que intentaban secuestrarla.

La esposa del periodista deportivo Paco González ha abandonado ya la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Puerta de Hierro de Madrid y ha sido trasladada a planta para continuar con su recuperación, tras recibir cinco puñaladas el pasado miércoles a manos de dos personas que ya están detenidas.

Fuentes del caso han indicado que a última hora del viernes la mujer de González pasó a una habitación en planta del citado hospital madrileño tras abandonar la UCI, en la que permanecía ingresada desde hace tres días, por lo que su estado de salud ha mejorado y su evolución es favorable.

Publicidad

La esposa del periodista deportivo fue intervenida quirúrgicamente porque una de las cinco heridas por arma blanca que le hirieron le afectó a la zona del tórax, aunque su estado no reviste gravedad, mientras que la hija, que también sufrió la agresión, contaba con lesiones leves y no precisó el ingreso hospitalario.

Desde primera hora de la mañana están en el juzgado de Móstoles Lorena G.F. e Iván T.P., los dos detenidos e imputados por un delito de homicidio en grado de tentativa. Ambos se acogieron el viernes a su derecho a no declarar sobre lo ocurrido a la Guardia Civil, cuyos investigadores consideran que Lorena, vallisoletana de 25 años, estaba obsesionada con el periodista, al que había ido a ver a su programa en varias ocasiones y con el que había salido a tomar algo alguna vez.

Lo más popular

La fanática llegó a contratar a un sicario para que matara a su esposa y, como no ejecutó el encargo, decidió llevarlo a cabo ella misma junto a un amigo el pasado miércoles, según las mismas fuentes.

Ambos abordaron a la mujer e hija del periodista cuando iban en coche por una urbanización de Boadilla del Monte de Madrid y a la primera le dijeron "te vamos a matar", tras lo que hubo un forcejeo en el que la esposa del locutor recibió cinco puñaladas y la hija unos cortes.