Rosa Benito reaparece: ''Dije a Amador que si se sentaba en un plató me cortaría las venas''

Rosa Benito volvía a sentarse en el plató de 'Sálvame Deluxe' 109 días después de su retirada para contar que amenazó a Amador Mohedano de que se quitaría la vida si acudía a un programa que le había invitado a contar su historia. La contertulia, que ingresó en un psiquiátrico por voluntad propia, confiesa sentirse curada de lo que denomina ''adicción por Amador''.

Lo más popular

Rosa Benito volvió al plató de 'Sálvame Deluxe' casi cuatro meses después de su retiro para someterse a una dura terapia psiquiátrica, tras la cual confiesa estar curada de sus instintos suicidas y haber acabado con la que ella denomina "adicción por Amador Mohedano".

La colaboradora, este viernes protagonista, recordó que "mi último día en el 'Deluxe' fue muy mal. Cuando dejé de trabajar, me enteré de algo que me provocó un ataque. Me enteré de que Amador Mohedano iba a venir a 'Abre los ojos y mira' esa misma semana. Pedí por favor que no viniera".

Publicidad

Esa petición, no obstante, no fue tan sencilla como parece en un principio. "Me vi engañada. Le dije que si él se sentaba en un plató, yo en ese momento me iba a quitar la vida. Lo decía de verdad. Hoy me da igual que haga lo que quiera. Mis palabras exactas fueron: mientras tú estés en un plató, yo me estaré cortando las venas", relata Benito con serenidad.

Ante la grave amenaza y la presión familiar, Mohedano canceló su participación en el programa. "Creo que mis hijos llamaron a su padre para que me dejara tranquila", explica Rosa.

Lo más popular

Ahora, Rosa está tranquila y confirma sentirse mejor: "Estoy curada. Me he tenido que curar del cerebro y del alma. O del corazón. Tenía muchísimas dudas. Durante muchísimo tiempo he luchado en contra de mis sentimientos", cuenta.

Tras ese incidente, Rosa decidió ingresar en un psiquiátrico para tratar su problema. "Mi ingreso fue voluntario. Le pedí a la doctora que me ingresase porque necesitaba separarme de todo. Ingresé al día siguiente a las 9:00 de la mañana. Para mí fue liberador separarme de todo. Mi familia se fue llorando pero yo me quedé tan bien".

Durante su reclusión, Rosa fue tajante en una cosa: "Prohibí a Amador visitarme. Para mí ha sido una lucha y quiero hacer mi vida. Estamos divorciados ya. Que Amador haga su vida, que yo voy hacer la mía. Cuando lo veo ahora siento pena. Ha sido el padre de mis hijos y el hombre al que más he querido en la vida. Creo que ahora me estará viendo y estará llorando, tendrá pena. Nos dimos una oportunidad y lo estropeó".

Sobre el resto de su familia, explica que sus hijos y su hermana han sido sus grandes apoyos y niega un enfrentamiento con Chayo. "Jamás he tenido un enfrentamiento con ninguno de mis hijos. No se le ha prohibido la entrada a mi hija", relató.

Rosa aprovechó también su vuelta a televisión para reconciliarse con Belén Esteban, con quien ha tenido varios rifirrafes en los últimos meses, aunque a pesar de la reconciliación, quedaron diferencias pendientes.