José Fernando, en Madrid con su familia, por la muerte de su tío Pablo

El hijo de José Ortega Cano y Rocío Jurado ha dejado Castilblanco de los Arroyos, en Sevilla, para reunirse de nuevo con su familia en la capital. Parece que ha reflexionado y ha querido alejarse de las amistades que le han llevado por el mal camino. Además, ha querido apoyar a los suyos tras el fallecimiento del marido de su tía Conchi, hermana de su padre. Este no sólo ha sido un revés para el torero, también para Gloria Camila, que hace pocos días disfrutaba de un día de compras con su sobrina, Rocío Flores Carrasco.

Lo más popular

José Fernando ha regresado a Madrid. El joven, que al parecer seguía llevando una mala vida en Castilblanco de los Arroyos, Sevilla, donde se le había visto por última vez tras estar desaparecido varios meses, está de nuevo junto a su familia en Madrid.

Desde hacía días, Pablo, el marido de Conchi, hermana de José Ortega Cano, aquejado de una grave enfermedad, estaba hospitalizado en estado crítico. Finalmente ha fallecido este lunes 25 de agosto, y José Fernando, a pesar de todo, se encuentra al lado de su familia en estos duros momentos. Quizá esto le haya hecho recapacitar y quiera dejar de lado las malas influencias de las que se rodeaba en Castilblanco de los Arroyos, donde no parecía querer recuperarse de sus adicciones.

Publicidad

Ahora que está de nuevo en familia, podría encauzar de nuevo su vida, pues los suyos tratan de insistirle para que vuelve a terapia.

Por su parte, su padre, José Ortega Cano, que cumple condena en la cárcel por el accidente de tráfico que costó la vida a Carlos Parra, está sumido en una gran tristeza ya que su relación con sus hermanas siempre había sido muy estrecha. Tras la muerte de su cuñado, el diestro, incluso, podría pedir un permiso para asistir al funeral.

Lo más popular

La muerte del marido de Conchi también ha sido un duro revés para Gloria Camila. La joven, que seguro que había recuperado la sonrisa al tener de nuevo a su lado a su hermano, y que estos días se ha dejado ver en actitud muy relajada junto a su sobrina, Rocío, hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, vuelve a convertirse en el pilar fundamental de la familia Ortega. Gloria, a sus 18 años, a pesar de ser huerfana de madre, tener a su padre en prisión y a su hermano sin querer rehabilitarse, intenta llevar una vida normal, yendo de compras con sus amigas o su sobrina, con quien ha demostrado llevarse muy bien, o haciéndose divertidas fotos en la playa.